Cómo deshacerse de las manchas de los autobronceantes

Escrito por Megan Smith
Consigue piernas suaves y con apariencia tonificada con autobronceadores.

El autobronceador es una alternativa a pasar todo un día expuesto a los dañinos rayos del sol o en un salón de bronceado, pero la aplicación del mismo no siempre luce real. Aunque los autobronceadores lucen bien en el primer o segundo día de aplicación, al tercero o cuarto la piel comienza a tomar una coloración rojiza. Para evitar este indeseable efecto secundario en la comodidad de tu casa sólo necesitarás algunos objetos caseros.

Toma un baño tibio. Un baño de agua caliente aflojará y ayudará a remover las células de piel muerta y hará que ésta se vuelva más suave. Para mejores resultados quédate en el agua tibia por aproximadamente 20 minutos.

Si tienes manchas de autobronceante en las piernas, afeitárselas con una nueva cuchilla ayudará a que las células de piel muerta se quiten y a que tu piel se exfolie.

Frota las áreas manchadas con sal Kosher y zumo de limón. Mezca el jugo de un limón con un puñado de sal Kosher en un pequeño contenedor. Frota la pasta con las yemas de tus dedos sobre las manchas. Puede que tome alrededor de cinco minutos quitarlas.

Enjuaga tu cuerpo completamente. Si sigues viendo manchas, repite el proceso.

Compra toallas removedoras de autobronceante como St. Tropez Self-Tan Removal Wipes. Frótalas sobre las manchas rojizas hasta que desaparezcan. Son especialmente útiles removiendo manchas de manos y pies. Enjuaga las partes de tu cuerpo que hayas limpiado con las toallas para evitar la irritación de la piel.

Consejo

Usa aerógrafos autobronceantes para evitar las manchas.

Advertencias

No uses toallas removedoras de autobronceantes si has experimentado sarpullido o hinchazón en la piel.