Cómo deshacerse de las espinillas en los labios

Escrito por Gina Roberts-Grey
Una espinilla se puede formar en los labios.
Artem_Furman/iStock/Getty Images

Las espinillas se producen cuando un folículo piloso se obtura debido al aceite que se produce naturalmente en la piel o por las células muertas. Cuando esto sucede, el folículo se abulta y se desarrolla una "tapa" o punto blanco. Si el poro está abierto, se formará un punto negro.

Las espinillas se pueden desarrollar en cualquier sitio, pero aparecen más comúnmente en el rostro. En ocasiones, estas pueden aparecer en tus labios. Y debido a que la piel en esa zona es muy sensible, resultará más dolorosa que una que aparece en la mejilla o en la frente.

La higiene adecuada puede reducir el tamaño y la duración de un granito. También puede disminuir la posibilidad de que se formen más brotes en tu rostro y en los labios.

Limpia tus labios

Usa agua tibia
bbbrrn/iStock/Getty Images

Usando las puntas de los dedos, humedece tu rostro con agua tibia, no caliente. No uses un paño de aseo o una esponja, ya que la acumulación de bacterias y la superficie áspera irritará tu rostro y provocará enrojecimiento o una erupción.

Aplica un limpiador.
Image Source/Digital Vision/Getty Images

Limpia tu rostro (incluyendo la zona de la espinilla) con una cantidad de limpiador facial del tamaño de una moneda de 25 centavos. Ten cuidado de no frotar demasiado fuerte, ya que esto también puede irritar tu piel.

Enjuaga tu rostro.
Purestock/Purestock/Getty Images

Enjuaga tu rostro, nuevamente usando las manos y agua tibia. Luego, sécalo dando pequeños toquecitos con una toalla limpia y suave.

Aplica un humectante facial.
Carol_Anne/iStock/Getty Images

Tal vez te sientas tentada a evitar el uso de un humectante para secar el grano. Pero permitir que tu piel se seque, incluyendo la zona alrededor de la espinilla, puede aumentar la producción de aceite que tapará los folículos y desencadenará la aparición de más espinillas.

En su lugar, aplica un humectante ligero sobre el rostro (evitando la zona delicada del contorno de los ojos).

Lava tu rostro dos veces al día.
Ingram Publishing/Ingram Publishing/Getty Images

No laves tu rostro más de dos veces al día, una vez por la mañana y otra antes de acostarte. También debes lavarlo después de transpirar mucho, como después del ejercicio o luego de un día en la playa.