Cómo deshacerse de las chinches usando lavanda

Escrito por Judith Willson
La lavanda crece bien en climas cálidos a templados y prefiere un suelo bien drenado.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Muchas especies de chinches, aunque no todas, son plagas potenciales, dañando las cosechas y plantas del jardín. A veces, pueden ser una molestia en sí mismas al entrar. Entre los repelentes naturales para mantener a raya a las chinches, uno de los más conocidos es la lavanda. El olor acre de la lavanda no se desarrolló para hacer que tu ropa de cama huela agradable, sino que emite compuestos químicos tóxicos para las plagas, chinches incluidas. Puedes utilizar el aceite de lavanda o de una planta de lavanda como un repelente contra las chinches o un pesticida suave.

Planta la lavanda junto a las flores o verduras bajo ataques de chinches. El plantarlas juntas es un método orgánico clásico, desalienta a las plagas sin que tengas que hacer mucho al respecto. La lavanda tiene la ventaja de atraer a los insectos útiles, como las abejas, así como a disuadir a las chinches.

Pon 20 a 30 gotas de aceite esencial de lavanda en una botella de rociador y rellena con agua. Agita bien antes de rociar las plantas afectadas. Si ves cualquier chinche, rocíala directamente. El aceite de lavanda puede matarla.

Pon gotas de aceite de lavanda en velas en un quemador de aceite para disuadir a las chinches de entrar a la casa o de estar cerca de tu patio. Recuerda que debes vigilar las llamas para evitar un riesgo de incendio.

Consejo

La lavanda crece bien en climas cálidos a templados y prefiere un suelo bien drenado. Riega las plantas bien inmediatamente después de la siembra y de vez en cuando durante períodos de sequía excepcional. Si las chinches siguen llegando adentro a pesar del uso de repelentes de lavanda o de otro tipo, considera la posibilidad de colocar mosquiteros en las ventanas y mantener cerradas las puertas exteriores.