¿Cómo desecho las jeringas?

Escrito por Ashley Kurz
syringe image by NatUlrich from Fotolia.com

Muchos problemas de salud requieren que los pacientes se administren sus propias inyecciones. La manera correcta de hacerlo normalmente es indicada por el médico. A veces, sin embargo, se pasa por alto el tema de cómo desecharlas. Si no son guardadas y almacenadas correctamente, las jeringas son muy peligrosas para las otras personas de tu casa y la comunidad.

Almacenamiento previo a desecharlas

Vuelve a colocar las tapas en las jeringas usadas de tal manera que la aguja no quede expuesta. No rompas ni dobles las agujas, ya que quedarán expuestas por sí mismas. Las puntas de las agujas son extremadamente afiladas y son un riesgo para cualquiera que pudiera pincharse con ellas. Coloca las jeringas usadas en una botella plástica, como una botella vacía de detergente, que tenga una tapa a rosca. Esta prevendrá que las jeringas se caigan si la botella se golpea o se cae. Llena la botella con las jeringas usadas hasta aproximadamente 3 pulgadas (7,5 cm) del borde para evitar lesiones producidas por las agujas que sobresalgan.

Eliminación

Envuelve la tapa de la botella ajustadamente con cinta adhesiva gruesa. La tapa a rosca se quedará en el lugar, pero la cinta sirve tanto como advertencia como disuasivo para aquellos que quisieran abrirla. Coloca una etiqueta en la botella para hacerles saber a los demás que el contenido es peligroso y afilado. Serán suficientes etiquetas que digan "No reciclar" y "Peligro: material afilado" o "Material con peligro biológico".

Coloca la botella dentro de tu cubo de basura regular, siempre y cuando esté bien tapada y etiquetada. Usa un nuevo contenedor cada vez para desechar las jerignas usadas, y sigue el mismo procedimiento.