Cómo dejar de sangrar durante la menopausia

Escrito por Contributor

La menopausia tiene lugar cuando una mujer deja de tener el período menstrual. Los cambios en los ovarios producen un descenso de hormonas sexuales en el torrente sanguíneo y la subsecuente ausencia del período. La perimenopausia, que es la primera etapa de la menopausia, involucra cambios graduales. En dicha etapa, los sangrados excesivos son comunes y problemáticos para un porcentaje elevado de mujeres.

Visita a tu médico. Aunque el sangrado abundante es normal en la primera etapa de la menopausia, puede ser síntoma de alguna enfermedad seria. Siempre es una buena idea descartar problemas graves. Además, el médico tiene acceso a la mayoría de los tratamientos efectivos para el sangrado durante la menopausia.

Usa un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) como el ibuprofeno. Este tipo de analgésicos reducen la infamación y el sangrado. Para detenerlo, la máxima dosis suele ser de tres tomas al día, durante varios días. Al igual que con cualquier AINE, tómalo con tus alimentos.

Si sangras un poco durante las relaciones sexuales, usa un lubricante personal. La menopausia puede resecar los tejidos vaginales, así que asegúrate de estar debidamente lubricada para evitar la fricción.

Toma ácido tranexámico para los sangrados más severos. Disponible bajo prescripción, este medicamento favorece la coagulación de la sangre y, por lo tanto, detiene la hemorragia. Sólo se puede usar por períodos cortos y no debe ser tomado por pacientes que han sufrido desórdenes de coagulación.

Usa progesterona, ya sea en tabletas o por vía intrauterina. Debes tomar estos medicamentos durante varios días antes de que surtan efecto.

Consejo

Considera la cirugía como un último recurso. A veces, la medicación y los tratamientos no consiguen disminuir el sangrado de la menopausia hasta niveles aceptables. Una hemorragia prolongada puede afectar tu calidad de vida y tus niveles de hierro y, en casos muy serios, puede poner en riesgo tu vida. En estas situaciones, la extracción del revestimiento intrauterino con fibra óptica o la histerectomía pueden ser necesarias para recuperar la salud.