Cómo dar masajes a tus pies durante el embarazo

Escrito por Amy Wilde
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Los pies de una mujer embarazada tienen un montón de malos ratos. Tienen que lidiar con el peso añadido, los cambios de gravedad, calambres, fatiga e hinchazón. Un masaje de pies alivia el estrés cotidiano durante el embarazo y relaja todo el cuerpo. La American Pregnancy Association reconoce que el masaje prenatal baja los niveles de ansiedad, aumenta la salud cardiovascular y mejora los resultados en el trabajo de parto. Aunque no siempre puedes tener un masajista, un esposo amoroso o un amigo especial disponibles para brindarte esta atención tan necesaria, la mayoría de las embarazadas puede aprender a dar masajes a sus propios pies.

Preparación

Remoja tus pies (o tu cuerpo entero) en un baño caliente para relajar los músculos completamente.

Reúne tus herramientas de masaje, y encuentra un lugar cómodo para sentarte.

Extiende cada pierna, una a la vez. Gira lentamente el pie hacia la derecha cuatro veces y luego hacia la izquierda en cuatro ocasiones para relajar los pies y aflojar las articulaciones.

Si puedes alcanzar tus pies cómodamente

Comenzando con la parte anterior de la planta del pie, frota pequeños círculos con el pulgar. Continúa por la parte exterior de tu pie hacia el talón.

Agarra cada dedo del pie entre el pulgar y el índice, suavemente girando en círculos. Aprieta cada dedo del pie, tirándolos hacia las puntas. Los puntos de presión en las puntas de los dedos de los pies pueden ayudar a aliviar los dolores de cabeza y estimular la función cerebral.

Con la palma de la mano, aplica una presión circular al arco de tu pie.

Ahueca el talón con una mano, y masajéalo con el pulgar y los dedos, frotando pequeños círculos con el pulgar.

Oprime suavemente tu talón en cada lado de tu tendón de Aquiles. Muévelo hacia arriba y hacia abajo.

Termina moviendo tus manos con movimientos largos y deslizando hacia abajo de la parte superior e inferior de tu pie hacia los dedos.

Si no puedes alcanzar tus pies cómodamente

Coloca tu pie en el suelo. Levanta tu talón y presiona los primeros nudillos de todos los dedos de tus pies en el suelo. Repite una vez más, luego cambia al otro pie.

Enrosca los dedos de tus pies, como un gusano hasta que sientas un estiramiento en el arco de tu pie. Repite una vez más, luego cambia de pie.

Alinea tus pies de modo que las partes anteriores de tus pies y tus talones se toquen. Maternal Fitness dice que debes girar los pies hacia fuera de modo que una "O" se cree entre ellos. Repite una vez más.

Poco a poco mueve tu pie hacia atrás y hacia adelante sobre un rodillo para masajes de pies, un palo de escoba o una pelota de tenis.

Consejo

Masajea tus pies y piernas con movimientos ascendentes para ayudar a aliviar la hinchazón en estas áreas. Usa una loción o aceite de masaje para ayudar a que tus dedos se deslicen fácilmente sobre tus músculos.

Advertencias

Si tienes alguna preocupación acerca de masaje prenatal o tienes un embarazo de alto riesgo, consulta a tu médico o partera antes de utilizar cualquier técnica de masaje o ejercicios. Si optas por recibir un masaje profesional durante el embarazo, elige un terapeuta de masaje con licencia que se especialice en masaje prenatal.

Evita poner presión profunda en la zona del tobillo, ya que los tobillos contienen los puntos de presión que pueden estimular las contracciones uterinas.

El libro Natural Pregnancy dice que nunca debes masajear directamente las varices, ya que esto podría desalojar un coágulo de sangre.

Evita el uso de aceites esenciales durante el embarazo sin antes consultar a un terapeuta con licencia.