Cómo curar un ombligo infectado

Escrito por Stacie Connerty

No hay nada más desagradable que una infección en el ombligo a causa del anillo que te acaban de colocar. Hay que ocuparse rápidamente de la supuración verde (o amarilla) y maloliente ya que la infección puede extenderse al resto del cuerpo. Es posible que sientas dolor y calor alrededor del área infectada que podría, incluso, sangrar. Sigue las instrucciones para hacerle frente a la infección y poder usar nuevamente las camisetas con el ombligo al aire.

Aplica compresas calientes. Usa una tela limpia y empápala en agua. Coloca la compresa en el microondas durante 25 segundos o hasta que esté caliente. Presiona la compresa contra el ombligo infectado hasta que se enfríe. Repite si lo deseas unas pocas veces más. El calor de la compresa ayuda a irrigar la zona infectada, favoreciendo el drenaje de pus.

Enjuaga el área infectada con agua con sal. Usa una cucharadita de sal de mesa o marina con cuarto libro de agua. Embebe bolas de algodón o compresas limpias en el agua salada y coloca en el área infectada. También puedes usar un bol grande para sumergir el área. Desecha todos los materiales después de usarlos o desinfecta el bol.

Usa crema antibiótica, de las que se expenden sin receta, por un corto período. Frota la crema en el área infectada y deja que penetre. Repite si es necesario.

Si existe pus sin drenar, aplica peróxido de hidrógeno que ayudará a drenar y limpiar la infección. Usa el peróxido exclusivamente en este caso, nunca cuando la infección haya desaparecido.

Si ninguna de las instrucciones anteriores te da resultados y aún tienes la infección, consulta a tu médico de inmediato.