Cómo curar un desgarro en el tendón

Escrito por Paul Ramone

Las lesiones en cualquiera de los múltiples tendones del cuerpo son experiencias frecuentes y dolorosas. Si bien los tendones tienden a inflamarse, también suelen sufrir diferentes grados de desgarros. Mientras que un desgarro total del tendón requiere de una cirugía para reemplazarlo o volver a colocarlo en su lugar, los desgarros más leves pueden sanar mediante un proceso bastante sencillo y eficaz.

Descansa el tendón. Si usas activamente el tendón lesionado, puedes agravar la lesión o provocar un desgarro total. Evita la actividad física durante las primeras 48 horas después de la lesión. Descansar el tendón afectado durante este período es fundamental para que sane en forma apropiada.

Enfría la zona. Aplica hielo, envuelto en un paño o toalla, sobre el tendón lesionado durante 15 minutos cada hora a lo largo del primer día. En los días siguientes, enfría la zona durante 15 minutos cada dos o tres horas. La aplicación de hielo reducirá la hinchazón alrededor del tendón y aliviará el dolor.

Envuelve la lesión con una venda elástica de compresión. Según donde se encuentre el tendón en cuestión, necesitarás de un vendaje de compresión o de una férula para inmovilizar el desgarro. Esto evitará un daño mayor y garantizará que el tendón sane en la posición correcta.

Mantén la lesión elevada. Asegúrate de mantener el tendón lesionado por encima del nivel del corazón, esto aliviará la inflamación y el dolor y estimulará la circulación sanguínea.

Toma un antiinflamatorio. Este tipo de medicación, como la aspirina o el ibuprofeno, reducirán la inflamación del tendón, la hinchazón y el dolor. Tómalos regularmente, uno cada 6 horas.

Advertencias

Consulta a un médico si la hinchazón y el dolor de la lesión persisten por más de dos días.

No cambies las recomendaciones de un profesional de la salud por estos consejos.