Cómo curar rápidamente una herida sin dejar cicatriz

Escrito por Brenna Davis
Una costra puede transformarse en una cicatriz sin el cuidado apropiado.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

Las cicatrices son zonas de tejido abultado o descolorido que se forman luego de la curación de una herida. Normalmente se producen luego de que lesiones graves dañen varias capas de piel, pero también pueden formarse a partir de heridas menores como raspones en las rodillas o cortes con papel. La mayoría de las cicatrices pueden prevenirse empleando los cuidados apropiados durante el proceso de curación.

Aplica presión usando una toalla limpia para detener el sangrado. Enjuaga la herida con un jabón suave y agua luego de que deje de sangrar. Seca y aplica un ungüento con triple antibiótico. Continúa aplicando el ungüento diariamente hasta que la herida haya sanado.

Cubre la herida con una venda. Las heridas curan más rápidamente y hay menos probabilidades de que se forme una cicatriz cuando están protegidas del medio externo. El vendaje no debe estar tan apretado como para que se adhiera a la herida, y debe ser retirado y reemplazado por uno nuevo diariamente.

Aplica pantalla solar sobre la herida antes de salir al aire libre una vez que se forme la costra. Los rayos solares dañan la piel y aumentan la probabilidad de que se formen cicatrices.

Masajea la marca dejada por la herida durante 30 segundos a 1 minuto cada día. Las cicatrices están formadas principalmente por colágeno, y esto ayuda a deshacer el exceso de colágeno acumulado.

Consejo

Si la costra se rompe, enjuaga la herida y aplica nuevamente el ungüento con antibiótico.

Advertencias

Nunca levantes una costra. Esto alarga el tiempo de curación, causa cicatrices y puede provocar una infección.