Cómo curar naturalmente el pie de atleta

Escrito por Contributing Writer

El pie de atleta es un problema dérmico irritante y frustrante. Causa una infección micótica en la piel entre los dedos de los pies y en el pie mismo. Los hongos crecen en sitios húmedos y calientes, especialmente en la zona de entre los dedos de los pies. La piel puede descamarse, agrietarse y pelarse. También puede comenzar como una herida en el pie, especialmente en la parte inferior y finalmente pueden aparecer ampollas grandes llenas de líquido debajo de la piel del pie. El pie de atleta causa picazón y una sensación de quemazón. Sin embargo, hay soluciones para esta enfermedad. Sigue leyendo para enterarte cómo curar naturalmente el pie de atleta.

Aplica vinagre blanco en el pie afectado durante aproximadamente 15 a 30 minutos por lo menos dos veces al día. Continúa haciéndolo hasta que la infección se vaya.

Aplica hamamelis durante por lo menos tres a cinco días; esto te ayudará a curar el problema.

Aplica aceite de melaleuca en la zona infectada por lo menos dos veces al día hasta que no haya más infección.

Moja los pies en peróxido de hidrógeno durante veinte a treinta minutos por lo menos dos veces al día, hasta que se vaya la infección.

Higieniza toda superficie con las que hayan tenido contacto tus pies para evitar volver a infectarte e infectar a otras personas.

Esparce bicarbonato de sodio en tus zapatos para ayudar a secar la humedad y reducir la capacidad de los hongos de los pies de continuar vivos. Rociar polvo antimicótico en tus pies y zapatos ayudará a detener la dispersión del hongo.

Lávate las manos con agua tibia y jabón de manera frecuente y cada vez que te toques los pies.

Deja que tus zapatos se aireen y se sequen de veinticuatro a treinta y seis horas antes de volver a usarlos.

Usa zapatos que permitan que tus pies respiren pues esto ayudará a que no crezcan hongos.