Cómo cuidarse después de una depilación brasileña

Escrito por Melissa Morang
Encuentra a un técnico licenciado para que lleve a cabo tu depilación brasileña.
Steve Mason/Digital Vision/Getty Images

Una depilación brasileña no es fácil ni sin dolor. La cera caliente, jalando y pinzando puede dejar tu delicada piel sintiéndose sensible. Cuídate de forma especial después de una depilación brasileña con las siguientes precauciones.

Aplica hielo o aloe vera en el área depilada tan pronto como sea posible si la piel está hinchada y adolorida. Haz una compresa fría con hielo y sostenla sobre el área por 10 minutos. Haz esto varias veces durante el primer día. Como alternativa, aplica gel de aloe vera para calmar el área depilada.

Mantente lejos del sol por lo menos durante 48 horas para darle a tu piel tiempo para sanarse. Los duros rayos del sol pueden dañar la piel sensible e incluso causar hiperpigmentación.

Date baños tibios: las duchas calientes pueden causar dolor en el área depilada. Seca el área suavemente con una toalla después de bañarte.

Usa ropa suelta de algodón. La ropa apretada puede causar más irritación y los materiales sintéticos no dejan que la piel respire.

Aplica aceite de árbol de té o de lavanda en el área depilada. El aceite de árbol de té es un antiséptico natural y también calma la piel. La lavanda es conocida por su efecto calmante y por sus propiedades para aliviar el dolor.

Exfóliate después de un par de días, cuando la sensibilidad haya desaparecido. Usa un trapo o guante exfoliador para eliminar las células muertas, las que pueden obstruir los folículos del vello y causar pelos encarnados dolorosos.