Cómo cuidar una cicatriz reciente

Escrito por Whitney Coy
La vitamina E ayuda a reducir las cicatrices.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Cada cicatriz cuenta una historia, pero a veces es una historia que no quieres que se cuente. Especialmente cuando esa cicatriz está en una zona visible. Las cicatrices son una parte de la vida y se producen con las lesiones y con los procedimientos quirúrgicos. Aunque no las puedes evitar por completo, puedes reducir su severidad actuando rápido y cuando todavía es nueva.

Envuélvela. Todas las cicatrices comienzan con una apariencia fea, hinchadas y rojas. Con el tiempo el color se va aclarando y la hinchazón, con suerte, va bajando. Adelántate y comienza a aplicarle presión a la zona. Dependiendo de dónde esté, envuélvela con una banda elástica o gaza.

Frótala. masajea el área tan frecuentemente como puedas para ayudar a que los tejidos de la cicatriz se rompan debajo de la piel. Esto hará que esté menos hinchada cunado la cicatriz esté en los estadíos finales.

Evita el sol. Las áreas con una cicatriz reciente son sensitivas al sol y tienden a quemarse. Recuerda que el sol no hará nada por mejorar la apariencia de tu cicatriz, así que evita exponerla cuanto más puedas. Si sales, cubre la zona o aplícale protector solar. No debes usar protector en una que tenga menos de dos semanas.

Obtén tus vitaminas. El aceite de vitamina E puede tener la habilidad de reducir la cicatriz. Frótalo en la zona por lo menos una vez por día. El aceite lo puedes comprar líquido en casi todos los almacenes y farmacias. Si no lo consigues líquido, compra las cápsulas y ábrelas.