Cómo cuidar un músculo cuádriceps desgarrado

Escrito por Christa Titus

El cuádriceps está compuesto por los cuatro músculos que constituyen el músculo grande en la parte delantera de su muslo. Atletas, como corredores y jugadores de baloncesto, tienen mayor riesgo de dañarse el cuádriceps, porque su deporte implica arranques repentinos de velocidad. Los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento evitan lesiones, ya que un músculo fuerte puede absorber la energía creada por estrés físico repentino.

Pare la actividad que desgarró su cuádriceps y descanse su pierna. Si siente dolor moderado o fuerte o inflamación, si no puede doblar su rodilla completamente o si hacer fuerza con su rodilla contra una resistencia le duele, consulte un médico y utilice muletas para descansar su pierna hasta que el médico le diga.

Ponga hielo en el músculo. Ponga una compresa fría o un paquete de verdura congelada envuelta en una toalla (para que no se pegue a su piel), para aliviar dolor y combatir la inflamación. Deje la compresa unos 15 o 20 minutos. Si lo deja más tiempo, podría dañar su piel y causar congelación, si la compresa está lo suficientemente fría. Deje que su piel entre en calor antes de volver a aplicar la compresa. Enfríe el cuádriceps durante un periodo de 20 minutos.

Comprima el músculo con una venda elástica o con una muslera. Ponga la venda de tal forma que quede ceñida alrededor del músculo. Tome un analgésico sin receta, si fuera necesario. Lleve la venda durante los próximos 2 días.

Siéntese en un lugar cómodo y ponga su pierna más alta que el corazón, lo más que pueda durante las próximas 24 horas. Poner la pierna en alto reducirá cualquier hinchazón.

Continúe ejercitándose al día siguiente, si no tiene problemas para andar y el dolor es suave, pero reduzca la intensidad de sus ejercicios.

Ponga una compresa caliente en el músculo durante 20 minutos, antes de hacer ejercicios de estiramiento o de ejercitarse. Siga las mismas precauciones que con una compresa fría. Envuélvala en una toalla, para no ponerla directamente sobre la piel y déjelo solamente por 20 minutos.

Estire el músculo suavemente, cuando haya desaparecido la inflamación. Incluya los ejercicios de estiramiento para calentar y enfriar, para prevenir desgarros en el futuro.

Siga las instrucciones del segundo paso los próximos dos días. Si su músculo no mejora 48 horas después del desgarro, vaya al médico.