Cómo cuidar los drenajes de una abdominoplastía

Escrito por Jane Eyre
La abdominoplastía es una intervención quirúrgica.
Jochen Sand/Digital Vision/Getty Images

Te has hecho una abdominoplastía y ahora estás en casa con estos contenedores para recolectar los drenajes de la incisión. Tu cuerpo está haciendo fluidos extras alrededor de la herida y tienes un tubo debajo de la piel que va desde la herida a un drenaje. Tu cirujano te ha dado una tabla para que anotes la cantidad de fluido diaria. Estos drenajes son importantes para ayudarte a evitar infecciones y a controlar la inflamación.

Véndate alrededor de la cintura con la gaza.

Toma el pequeño gancho en el drenaje y sujétalo a la gaza. Esto lo mantendrá en su lugar y evitará que se mueva.

Vacía tus drenajes a la mañana y por la noche al menos que tu cirujano te indique otra cosa.

Lleva el fluido desde el tubo expuesto al drenaje antes de vaciarlo en el recipiente medidor. De acuerdo con el sitio web Tuckthattummy, "Debes apretar tus dedos a lo largo del tubo desde el cuerpo al drenaje". Esta acción te ayuda a remover todo el fluido posible.

Mide la cantidad de fluidos con un medidor.

Documenta la cantidad en la tabla provista por el cirujano. De acuerdo con Tuckthattummy, "Podría pedirte que lo llames si tu drenaje excede una cierta cantidad, cambia a un color muy rojizo o comienza a oler muy mal."

Deshecha el fluido por el inodoro.

Reconecta el drenaje al tubo.

Limpia el drenaje con jabón antibacterial. Un tirón accidental en el tubo dolerá.

Advertencias

Tu cirujano retirará los tubos cuando sanes completamente.