Cómo cuidar la piel luego de una microdermoabrasión

Escrito por Bonnie Bruneau

La microdermoabrasión es un excelente método para remover células muertas de tu piel, brindando un aspecto más prolijo y lozano. Puedes recibir este tratamiento en la oficina de un dermatólogo profesional, o incluso realizarlo tú mismo utilizando productos ambulatorios. En cualquier caso, luego del tratamiento tu piel puede sentirse dolorida, mostrar un color rojizo por algunas horas o estar sensibilizada por un par de días. En estos casos, será necesario aplicar un cuidado especial. Aquí podrás aprender cómo cuidar tu piel luego de una microdermoabrasión.

Si tu piel se siente dolorida como si te hubieras quemado con el sol, intenta enjuagarla con agua fría. Otra opción es apoyar una bolsa de hielo o un paño húmedo frío en tu rostro hasta que te sientas mejor.

Gently wash face

Cuando decidas lavar tu rostro, sé extremadamente cuidadoso. Utiliza un limpiador facial suave que no contenga colorantes, químicos ni perfumes, y asegúrate de enjuagarte con agua tibia o fresca.

Apply face lotion.

Aplica un humectante facial hipoalergénico sin perfume luego del lavado. Distribúyelo con toques suaves.

Avoid harsh products

Evita los productos que puedan lastimar tu piel durante los próximos dos días, en especial aquellos que contengan ingredientes que pueden irritar aún más tu rostro, por ejemplo, ácido salicílico, ácido alpha-hidróxido o ácido glicólico.

Resume skincare routine.

Al cumplirse dos días desde tu tratamiento, o según el tiempo indicado por tu médico, retoma tu rutina habitual para el cuidado de la piel.

Advertencias

Si tienes problemas específicos en la piel, como dermatitis o eczema, contacta a tu dermatólogo antes de intentar realizarte una microdermoabrasión en tu hogar. Podría no ser el tratamiento apropiado para ciertas condiciones de la piel.