Cómo cuidar de las suturas después de una histerectomía parcial

Escrito por Rica Lewis
Una histerectomía parcial o histerectomía abdominal, es un procedimiento quirúrgico común que implica la remoción del útero a través de un incisión en el abdomen bajo.
Photodisc/Photodisc/Getty Images

Una histerectomía parcial o histerectomía abdominal, es un procedimiento quirúrgico común que implica la remoción del útero a través de un incisión en el abdomen bajo. De acuerdo a la Clínica Mayo, esta cirugía está clasificada como uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes realizados en mujeres. Si bien las mujeres que se vean sometidas a tal cirugía deberán quedarse en el hospital durante un promedio de 2 días, el tiempo de recuperación a partir de entonces puede ser extenso. Un cuidado apropiado y descanso son esenciales.

Sigue las instrucciones al pie de la letra. No trates de apresurar la recuperación, volver a las actividades elementales puede tomar algo de tiempo. Asegúrate de tener familiares y amigos que te ayuden con las actividades extenuantes. No levantar objetos pesados ni ejercer fuerzas excesivas son sugerencias importantes a tener en cuenta respecto al cuidado de las suturas. Las actividades normales no deberán retomarse por varias semanas.

Lava la incisión a diario. Si usas jabón, cerciórate de utilizar un producto suave, aunque el agua limpia sola será suficiente. Mantener el área limpia y seca ayudará a reducir las posibilidades de infección.

Seca cuidadosamente el área después de lavarla. Restregar el sitio o manipularlo con fuerza causará dolor e irritación. Usa una toalla suave de algodón o una toalla de manos limpia.

No apliques cremas, lociones ni ungüentos en el área a menos que los haya recomendado tu médico. Mantener la zona limpia y seca será suficiente y el proceso de curación ocurrirá si se tiene un cuidado apropiado.

Dúchate tan a menudo como desees; sin embargo, no es recomendable que te asees en una bañera.

Observa el sitio de la incisión y asegúrate de reportar cualquier señal de infección a tu médico de inmediato. Un incremento en el enrojecimiento, el sangrado y la supuración son señales de alarma.