Cómo convertir la insulina Lantus en insulina NPH

Escrito por Marina Martin
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

NPH y Lantus son tipos de insulina de acción prolongada, pero eso no significa que sean intercambiables. La NPH tiene un lapso de distribución de dos a cuatro horas, alcanzando su pico luego de seis o siete horas, y su efecto dura unas 20 horas. La Lantus, por otro lado, tiene un tiempo de distribución de dos horas y luego continúa en el mismo nivel (no alcanza un pico) por unas 24 horas. La mayoría de las personas que usan insulina NPH requieren dos dosis diarias, mientras que los que usan Lantus requieren normalmente una sola dosis por día (sin contar las dosis de otras insulinas de acción corta que puedan necesitar). Aún así, con una supervisión cuidadosa es posible pasar de NPH a Lantus, o viceversa.

Cuando inicialmente pasas a NPH, necesitarás determinar cuánto tarda en comenzar a actuar, su pico y tiempo de eliminación para tu organismo en particular. Comienza con una inyección diaria de la misma cantidad de unidades de NPH que tu dosis anterior de Lantus.

Verifica tu glucemia regularmente. Si tus valores de glucemia permanecen estables luego de 24 horas, puede ser que sólo necesites una dosis de NPH al día. Sin embargo, si tu glucemia comienza a elevarse 12 a 20 horas después de tu inyección inicial, podrías necesitar dos dosis por día.

Si determinas que necesitas dos dosis diarias de NPH, multiplica tu dosis original de Lantus por 0,8, luego divide entre dos. Esto te da la cantidad de unidades de NPH que debes tomar cada 12 horas. Continúa controlando regularmente tu glucemia para determinar si tu dosis necesita más refinamiento.

Consejo

El control frecuente de tu glucemia durante la semana siguiente a la conversión te ayudará a determinar si el cálculo de tu dosis convertida está cubriendo apropiadamente tus necesidades, o si debes disminuir o aumentar la misma.

Advertencias

No intentes intercambiar el tipo de insulina sin antes consultar a tu instructor de diabetes o a tu médico. Diferentes organismos reaccionan de forma diferente a las insulinas NPH y Lantus; podrías encontrarte inesperadamente enfrentando una serie de valores de glucemia anormales, muy altos o muy bajos. Tu médico puede ayudarte a hacer los ajustes necesarios.