Cómo convertir hemoglobina en hematocrito

Escrito por Annette Strauch
holder with test tubes image by alma_sacra from Fotolia.com

La hemoglobina es una proteína llamada hemo que se encuentra en los glóbulos rojos. Transporta el oxígeno por todo el cuerpo y lleva el dióxido de carbono hacia los pulmones para ser expulsado. El hematocrito mide el porcentaje de volumen de glóbulos rojos en la sangre. Los exámenes de sangre comprueban regularmente la hemoglobina y hematocrito como parte de un conteo sanguíneo completo. Los valores normales de hemoglobina en los hombres aproximadamente es de 13,8 a 17,2 gramos por decilitro de sangre (gr/dL) y de 12,1 a 15,1 gr/dl para las mujeres, según Medline Plus. La concentración normal de hematocritos para los hombres es de aproximadamente 42 a 54 por ciento y de 38 a 46 por ciento en las mujeres.

Lávate las manos con un limpiador antiséptico siguiendo los procedimientos del hospital. Ponte guantes estériles desechables de látex o libres de látex tras haber secado tus manos.

Limpia la extracción de la sangre con un antiséptico de calidad hospitalaria y gasa para matar los gérmenes. También puedes utilizar un paquete individual antiséptico de almohadillas de limpieza. La extracción por lo general se toma desde el interior del codo o el dorso de la mano. Ata el torniquete alrededor de la parte superior del brazo. Las venas se llenarán de sangre. Pide al individuo que haga un puño para que las venas sean más fáciles de encontrar.

Inserta la aguja con cuidado en la vena. Fija la ampolla de recolección a la aguja y la sangre comenzará a llenar el frasco. Puedes conectar distintas ampollas a la aguja para tomar varias muestras.

Retira el torniquete y coloca una almohadilla de gasa estéril sobre el sitio de extracción. Retira cuidadosamente la aguja mientras aplicas una ligera presión. Coloca un vendaje en el lugar con otra gasa estéril y cinta de primeros auxilios o una venda adhesiva estéril.

Limpia la zona de extracción de sangre del talón o el dedo. Utiliza el limpiador antiséptico de calidad hospitalaria y gasas estériles o las almohadillas para limpieza antiséptica envasadas individualmente. Pincha la piel presionando con cuidado con la lanceta. Recoge sangre con una tira de prueba o portaobjetos o recoge en una pipeta (pequeño tubo de vidrio)

Cubre el sitio con una gasa estéril, ejerciendo una ligera presión para detener cualquier sangrado. Coloca un vendaje en el sitio de extracción con otra gasa estéril y cinta de primeros auxilios o una venda adhesiva estéril.

Inserta las muestras de sangre al analizador siguiendo las instrucciones del equipamiento en particular. El analizador descompone los glóbulos rojos en la sangre y cambia la hemoglobina a una solución. Se añade un producto químico que hace que sea más fácil para la máquina detectar la hemoglobina. El conteo de hemoglobina depende de la cantidad de luz absorbida de una luz que pasa a través de la solución.

Multiplica el valor de hemoglobina (Hgb) por tres y redondea este número al número entero más cercano. En el siguiente ejemplo, se asume que la Hgb es del 14,1. Usa la fórmula la Hgb x 3 = hematocrito. El ejemplo de cálculo debe ser de 14,1 hgb x 3 = 42,3 (hematocrito expresado como porcentaje). Ronda 42,3 al número entero más próximo y el valor del hematocrito para este ejemplo es de 42 por ciento.

Consejo

Como alternativa, puedes utilizar un pequeño instrumento puntiagudo llamado lanceta para punzar la piel y hacerla sangrar. Este método funciona a menudo en los lactantes y niños, pero también puede ser utilizado en adultos. Lávate las manos con un antiséptico siguiendo los procedimientos del hospital. Ponte guantes estériles desechables de látex o libres de látex tras haber secado tus manos.

Advertencias

No trates de sacar sangre o utilizar un analizador de sangre a menos que seas un profesional médico capacitado para estos procedimientos.