Cómo controlar el dolor de una hernia hiatal

Escrito por Geoffrey Weed

La intensidad del dolor que va asociado a una hernia hiatal (también llamada hernia de hiato) varía enormemente de un caso a otro, lo que en parte explica la dificultad para controlar ese dolor de forma adecuada. También varía la sintomatología, lo cual se convierte en otro obstáculo para el tratamiento del dolor. No obstante, es posible tratar el dolor provocado por la hernia hiatal de forma efectiva.

Toma la medicación adecuada para el dolor. Si estás sintiendo un dolor leve o incluso moderado pero soportable, considera la posibilidad de tratarlo con calmantes que no requieran receta. Si tu dolor es más intenso y no puedes controlarlo de forma efectiva con esos medicamentos, visita a tu médico y pídele que te prescriba alguna medicación.

Averigua si padeces una hernia hiatal relacionada con una ERGE, también conocida como "enfermedad por reflujo gastroesofágico". Pídele información sobre esta dolencia a tu médico y averigua si tú la padeces. Muchos de los afectados por hernia hiatal también deben hacerle frente a la ERGE, que es a menudo la causa real de gran parte del dolor experimentado por el paciente.

No comas nada por lo menos cuatro horas antes de ir a dormir. Aunque este cambio de hábito puede ser difícil para algunos pacientes, también es una forma muy efectiva de reducir el dolor y los síntomas asociados a la enfermedad. Y es una decisión saludable para cualquiera.

Controla las porciones. Comer demasiado de una vez puede causar reflujos dolorosos en la zona del estómago en las personas con hernia hiatal. Evita comer en exceso y evitarás también tener más dolor.

Mastica bien lo que comes. Cuanto mejor lo hagas, menos afectarán esos alimentos a tu hernia hiatal.

Aléjate de los alimentos picantes porque podrían agravar el dolor asociado a esta enfermedad. Así que evita la comida picante y ácida, especialmente por la noche.

Consejo

Si tu médico no se muestra dispuesto a prescribirte una medicación para tratar tu hernia hiatal, busca otro que sí lo esté. Si con los tratamientos normales no consigues controlar con éxito el dolor y otros efectos secundarios de la hernia de hiato, considera la posibilidad de someterte a una intervención quirúrgica que se realiza para acabar por completo con el problema.

Advertencias

Si sufres hernia hiatal, no tomes aspirina sin consultarlo antes con tu médico. Hacerlo podría tener efectos secundarios desagradables e incluso peligrosos. No recurras a la cirugía para curar la hernia hiatal sin haber agotado antes todas las demás opciones de tratamiento.