Cómo consumir gel de aloe vera directamente de la planta

Escrito por Andrea Griffith
Thinkstock/Comstock/Getty Images

La planta de aloe vera, además de constituir un bello elemento decorativo para el hogar, contiene dentro de cada hoja un preciado gel. Este gel es utilizado para tratar cortes, arañazos, quemaduras, picaduras de insectos y quemaduras solares. Puede extraerse de la hoja sin dificultad y ser aplicado directamente sobre la zona lesionada. Se utiliza sobre todo para calmar el dolor producido por una herida, pero también puede ser ingerido para tratar y aliviar la acidez y el síndrome de colon irritable.

Corta una hoja de la planta. Elige la más grande y gruesa. Ten en cuenta que cuanto más grande sea, más gel de aloe tendrá.

Pon la hoja sobre una tabla de cortar. Recórtale los bordes y, a continuación, "filetéala" a lo largo.

Separa las piezas fileteadas y verás el gel inmediatamente.

Con cuidado, filetea de nuevo la hoja, esta vez entre la parte interior de la corteza y el gel. Debes quitar bien la corteza, ya que, aunque no te haría daño, no debe ser comida.

Extrae el gel de la hoja y ponlo sobre la tabla de cortar. Lo único que debes hacer es cortar la cantidad que necesites e ingerirla. Para tratar la acidez de estómago o el síndrome de colon irritable, corta 1 pulgada (2,5 cm) de gel y cómetela. Su sabor es ligeramente amargo; para reducirlo, introduce el gel en una licuadora con 8 onzas (1/4 l) de jugo de arándanos y mézclalo bien. El jugo hará que tenga un sabor menos amargo.

Envuelve el gel de aloe vera restante en un trozo de papel de aluminio y ponlo en el refrigerador. Se conservará bien durante varios días.

Consejo

El aloe vera se puede ingerir sin problemas y no hay peligro de que se produzca una sobredosis. No obstante, debes consultar a tu médico si vas a comenzar a utilizarlo como tratamiento para la acidez o el colon irritable, ya que tu problema podría revestir mayor gravedad.

Referencias