Cómo colocar una chata a un paciente en cama

Escrito por Kelly Morris
Coloca correctamente la chata para que el paciente esté cómodo con ella.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Una persona confinada a una cama debido a una enfermedad, lesión o discapacidad puede necesitar usar una chata para hacer sus necesidades. Cuando coloques una chata a un paciente explica lo que estás haciendo paso a paso. Actúa de manera de ayudar al paciente a sentirse cómodo y minimizar la vergüenza. También asegúrate de proteger la privacidad del paciente cerrando la puerta y manteniéndolo cubierto con una sábana lo más posible durante el proceso.

Coloca al paciente de espaldas en el centro de la cama. Si está en una cama de hospital y otra cama regulable, baja la cabecera para que el paciente quede horizontal.

Si el paciente está en una cama de hospital u otra que tenga barandales, levanta el barandal de un lado de la cama y baja el del otro lado. Si la cama no los tiene, pide a otra persona que se pare del lado opuesto de la cama donde estés para evitar que el paciente pueda rodar y caerse.

Coloca al paciente de lado, hacia el lado de la cama con el barandal levantado o donde está parado tu ayudante.

Coloca la chata contra las nalgas del paciente de modo que éstas queden en el centro de la chata.

Coloca al paciente nuevamente de espaldas. Pregúntale si está cómodo, o al menos lo más cómodo posible. Cúbrelo con una sábana y agrega una manta si siente frío.

Si el paciente está en la cama de un hospital u otra ajustable, sube la cabecera hasta que esté cómodo. Usa almohadas para para sostenerlo cómodamente si no se puede levantar la cabecera de la cama.

Si es posible, levanta el barandal.

Advertencias

Si el paciente es muy pesado o hay otra dificultad para colocarlo de lado, pide a alguien que te ayude para evitar dañarte a ti mismo o al paciente.