Cómo caminar con un esguince de tobillo

Escrito por Caroline Tung Richmond

De acuerdo con la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, alrededor de 25.000 personas sufren esguinces de tobillo a diario. Estos ocurren cuando un ligamento se estira o se rasga; suelen ser causados cuando la gente hace deporte o lleva a cabo otras actividades físicas. Si te pasa, visita a tu doctor para que diagnostique la severidad del daño. Tendrás que ponerte hielo, elevar y vendar tu tobillo para que tus ligamentos se curen. Puede llevar unos pocos días o semanas hasta que puedas andar sobre él de nuevo.

Pregunta a tu doctor si tu tobillo es lo bastante fuerte como para caminar sobre él. Si tu esguince es leve, puede que te deje empezar a caminar unos pocos días después de que te lo dañes. Si es más serio, quizás te mande usar muletas durante unas pocas semanas antes de poner peso sobre el tobillo.

Ponte un calcetín. Deslízalo con cuidado sobre tu pie. Usa uno largo que cubra tu tobillo, para proporcionar una barrera entre tu piel y la tobillera.

Ponte la tobillera. Asegúrala alrededor de tu tobillo, siguiendo las instrucciones en su manual. Debería quedar ajustada, pero asegúrate de que no demasiado, ya que podría constreñir el flujo de sangre. Las tobilleras están disponibles en la consulta de tu doctor, en tiendas deportivas o en línea.

Ponte una zapatilla deportiva. Estas y otros zapatos atléticos ofrecerán más soporte y estabilidad a tu tobillo que otros zapatos. Primero, afloja los cordones para dar a tu tobillo espacio suficiente para deslizarse dentro. En segundo lugar, coloca tu pie suavemente dentro del zapato, y ata los cordones.

Tomátelo con calma. Dado que tu tobillo aún está curándose, camina sólo distancias cortas a un ritmo lento. Si te duele cuando pones peso en él, quizás necesites usar muletas hasta que se cure más.

Consejo

Toma ibuprofeno para tratar el dolor leve o medio. Si te duele mucho, no pongas nada de peso sobre el tobillo, y habla con tu doctor. Para prevenir esguinces en el futuro, asegúrate de llevar zapatos que ofrezcan soporte, calentar antes de hacer ejercicio y practicar deporte en lugares con un suelo uniforme.

Advertencias

Deja que tu tobillo se recupere por completo antes de hacer deportes vigorosos, como correr, tenis y baloncesto. Si tus ligamentos no se curan bien, corres el riesgo de desarrollar debilidad muscular, inestabilidad y dolor crónico.