Cómo calcular los riesgos de la proporción de colesterol LDL y HDL

Escrito por Padgett Farmer
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Hay varios números a considerar a la hora de determinar tu estado de salud con respecto al colesterol. Tu colesterol LDL, o lipoproteína de baja densidad (low-density lipoprotein en inglés), es el colesterol "malo"; las LDL transportan colesterol a tus arterias y tejidos. El colesterol HDL, o lipoproteína de alta densidad (high-density lipoprotein), es el colesterol "bueno"; este transporta colesterol al hígado para su excreción. Los triglicéridos y el TC, o colesterol total (total cholesterol en inglés), son lípidos en la sangre que también son importantes para tu conteo de colesterol.

Cómo determinar tu LDL

Divide tu número de triglicéridos entre 5. Por ejemplo, si tu número de triglicéridos es 180, debes dividir 180 entre 5 para obtener 36.

Resta tu colesterol HDL de tu TC. Usando nuestro ejemplo, si tu colesterol HDL es de 40 y tu TC es de 220, debes restar 40 a 220 para obtener 180.

Resta el número que calculaste en el Paso 1 (36) del número calculado en el Paso 2 (180). En nuestro ejemplo, 180 menos 36 da como resultado 144. Este número es tu colesterol LDL. De forma ideal, tu nivel de colesterol LDL debería estar por debajo de 130.

Cómo determinar tu proporción de LDL a HDL

Para calcular tu proporción de colesterol LDL a HDL, divide tu LDL entre tu HDL. Usando nuestro ejemplo, 144 dividido entre 40 da como resultado 3,6.

Calcula tu riesgo. De acuerdo a "Reducción del colesterol: 10 sencillos pasos para bajar tu colesterol en 4 semanas, sin medicamentos prescritos", una proporción de colesterol LDL a HDL de 3,3 a 4,4 se considera de riesgo bajo; 4,4 a 7,1 es un riesgo promedio; 7,1 a 11,1 es un riesgo moderado y más de 11,1 es un riesgo alto.

Trata de disminuir tu colesterol LDL y elevar tu colesterol HDL, de manera tal que tu proporción de riesgo llegue a ser de 3,0 o menos, pues esta es la proporción óptima.

Consejo

Una proporción de colesterol LDL a HDL de alto riesgo implica que corres un mayor peligro de sufrir la acumulación de placa en tus arterias, de inflamación de los vasos sanguíneos, coágulos sanguíneos, envejecimiento prematuro así como enfermedades y ataques cardíacos. También es importante prestar atención a tu TC y conteo de triglicéridos, pues estos números también influyen en tu salud cardíaca.

Advertencias

Consulta a tu doctor antes de comenzar o concluir cualquier tratamiento para un problema de colesterol. Vuelve a medir tu colesterol cada año para asegurarte de que tu riesgo no haya aumentado.