Cómo blanquear los dientes de los niños

Escrito por Lucy Clarke
Las fresas se pueden usar para blanquear los dientes.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Los niños, al igual que los adultos, a menudo están expuestos a sustancias en los alimentos y en las bebidas que manchan sus dientes y los dejan menos blancos. Los "dientes de leche" de los niños o los no permanentes no son tan blancos como los que crecerán en forma definitiva. Pero en ocasiones, los niños pueden sentirse avergonzados por una mancha en los dientes o tal vez desean blanquearlos para que luzcan mejor. Si bien los dentistas no recomiendan los tratamientos fuertes o permanentes, hay un remedio natural que puedes usar en casa para ayudarlos a lograr un mayor brillo en su sonrisa.

Quita el tallo de la fresa y ponla en un tazón.

Machaca la fresa usando un tenedor para obtener los trozos más pequeños posibles.

Vierte media cucharadita de bicarbonato de sodio en el tazón con la fresa.

Usa una cuchara para mezclar el bicarbonato de sodio y la fresa hasta que estén bien combinadas.

Sumerge un cepillo de dientes en la mezcla. Aplica sobre los dientes de tu niño o solo en la zona indicada, como lo harías con el dentífrico. Mueve el cepillo en forma circular para una aplicación óptima.

Deja la mezcla sobre los dientes durante tres a cinco minutos. Dile a tu niño que evite comerla y que la deje sobre su dentadura un rato.

Aplica la pasta de dientes sobre el cepillo y limpia los dientes del niño en la forma habitual, quitando la mezcla.

Llena una taza con agua. Haz que el niño se enjuague bien. Hazlo dos o tres veces para quitar el exceso de fresas y de bicarbonato de sodio.

Usa un hilo dental para quitar las semillas de la fresa que se encuentran entre los dientes de los niños.