Cómo beber agua con jugo de limón sin dañar el esmalte dental

Escrito por Kristen Bennett
lemons and lemon tree image by jc from Fotolia.com

Los nutricionistas y los médicos siempre han pregonado los beneficios para la salud de la infusión de agua con limón. Sólo unas gotas de limón fresco en un vaso de agua pueden ayudar a la digestión, atacar las bacterias de la boca y garganta, e incluso limpiar los riñones y el hígado. Algunas personas se preocupan por el ácido del limón, pero en particular de que el consumo excesivo de agua con jugo de limón pueda dañar el esmalte dental. Sin embargo, basado en los niveles del pH, el limón es mucho menos corrosivo para los dientes que las gaseosas.

Exprime alrededor de la mitad de un limón de tamaño mediano en un vaso de ocho onzas (236,56 ml) de agua. Si no tienes limón fresco, el jugo de limón natural embotellado es una alternativa perfecta. Una cucharada de jugo de limón es igual a una mitad de un limón fresco.

Bebe el agua con el jugo de limón dentro de los primeros 20 minutos de haberlo vertido. Beber jugo de frutas lo más fresco posible es la mejor manera de asegurar que las vitaminas y nutrientes no se hayan diluído. Siempre deberías preparar un nuevo vaso, en lugar de hacer una jarra y beber de ella todos los días.

Enjuaga tu boca con agua normal cuando termines de beber tu agua con limón. A pesar de que tu saliva eliminará la mayor parte del ácido que pueda haber en el esmalte dental, el simple acto de enjuagar después de cada bebida o comida es la mejor manera de proteger el delicado esmalte dental .