Cómo aumentar tu salto vertical a 6 pulgadas (15 centímetros) en el hogar

Escrito por Bill White
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

El salto vertical es uno de los mejores indicadores de potencia en los deportes. En el fútbol, los receptores abiertos necesita un buen salto vertical para saltar entre dos a la hora de competir en defensa. Los jugadores de voleibol requieren saltos verticales para bloquear durante un partido. Los jugadores de baloncesto necesitan saltos verticales para agarrar rebotes, bloquear tiros y lanzar por encima de los defensores. Si bien la hipótesis de que en los gimnasios hay equipos para mejorar tu salto vertical, hay muchos ejercicios que se pueden realizar en tu casa que añaden altura a tu salto.

Establecer el área de medición

Busca una pared que se pueda marcar con tiza o lápiz. Este muro se utilizará como área de medición para que puedas probar tu salto vertical.

Coloca la tiza en los dedos de una de tus manos. Párate junto a la pared con la mano que tiene la tiza sobre el lado de la pared.

Extiende el brazo derecho hacia arriba y apóyalo contra la pared. Mantén tus dedos completamente extendidos y trata de presionar lo más que puedas el lateral de tu cuerpo contra la pared.

Pasa tus dedos contra la pared para dejar una marca de tiza.

Marca la tiza en su punto más alto usando un bolígrafo, un lápiz o una cinta.

Retrocede en la misma posición pero sin extender el brazo. Realiza un salto y, cuando saltes, extiende la mano con la tiza y toca la pared.

Mide la distancia entre las dos marcas. Ése será tu salto vertical de partida.

Ejercicios para mejorar el salto vertical: Salto en cuclillas

Párate con los pies separados. La posición de las manos no es importante, pero colocarlas detrás de la cabeza es la variación más difícil.

Ponte en cuclillas como si estuvieras sentado en una silla. Baja hasta que tus muslos estén paralelos al suelo.

Párate rápidamente. Salta empujando desde tus piernas y llevándote hacia arriba.

Saltos en estocada

Párate con los pies separados. Pasa una pierna hacia adelante y dobla la rodilla. Baja hasta que el muslo quede paralelo al suelo.

Salta vigorosamente para desprenderte del suelo. Mientras estás en el aire, mueve las piernas de modo que cuando bajes, la otra pierna se encuentre adelante.

Realiza las estocadas rápidamente y repite la secuencia alternando tiempos iguales para cada pierna.

Salto con cajas o escalera

Párate frente a una caja o escalera. Debes estar frente a ella.

Baja como si te sentaras en una silla y sube explosivamente, llevando las rodillas hacia arriba.

Levántate suavemente de las escaleras o caja y baja para repetir el movimiento.

Consejo

Añade pesos ligeros a medida que te vuelves más avanzado. Sostén cada pesa en cada mano al realizar los saltos. Asegúrate de darte un día de descanso entre la realización de estos ejercicios y a medida que pasen las semanas, considera la idea de cambiarlos. Mide tu progreso saltando en la zona de medición cada dos semanas, y entiende que los resultados variarán dependiendo de tu nivel de habilidad inicial.

Advertencias

Al saltar en las escaleras, asegúrate de que cada paso sea menos largo que el pie y que hayan apoyos en donde puedas agarrarte. Es posible que desees considerar la ayuda de un asistente.