Cómo aliviar los síntomas de la neumonía

Escrito por Megan Smith
Cómo darle un descanso a tus pulmones.

La neumonía es una enfermedad grave que ocurre cuando los alvéolos, o pequeñas bolsas de aire, en los pulmones se llenan de líquido y causan irritación e inflamación. Los síntomas más comunes de neumonía son sibilancias, dificultad para respirar, fiebre y una tos persistente. Con el fin de determinar si tienes neumonía, acude a un médico tan pronto como sea posible. Te escuchará el pecho, posiblemente te hará una radiografía del tórax y comenzará con un curso de antibióticos. Desafortunadamente, la tos persistente asociada con la neumonía puede durar meses. Lo siguiente es una sugerencia sobre cómo aliviar el dolor del pecho y aliviar la tos constante y la dificultad para respirar.

Cómo aliviar los síntomas de neumonía

Recuéstate sobre tu estómago con la cara y los hombros inclinado por el lado del sofá o de la silla. Es importante que tengas tu pecho colocado en un ligero ángulo hacia abajo, con tu pecho apretado contra el sofá o la silla. Si te sientes incómodo en esta posición, recuéstate de cara al suelo y apoya almohadas bajo tu pecho para obtener el mismo ángulo.

Instruye a tu pareja para que te dé palmadas a la espalda con movimientos fuertes y sólidos, como si estuviera tocando un bongó. Este movimiento de palmadas no debe ser doloroso. Tose cuando lo necesites y escupe cualquier mucosa en un tejido. Pide a tu compañero que siga golpeando todas las áreas de la espalda con la palma de su mano durante unos diez minutos. Debes toser y escupir más de lo habitual.

Inmediatamente después de este tratamiento, siéntate y usa una máquina nebulizadora o de vapor para calmar tu pecho y permitir que tus pulmones se relajen y se abran. Si no tienes un nebulizador o una máquina de vapor, inhalar vapor de agua caliente en un recipiente o un fregadero también puede ayudar.

Toma un té de hierbas para la tos o bebida herbal para relajar la garganta después de escupir. Cuando la garganta se haya calmado, deja que tu cuerpo se relaje. El pecho debe sentirse relajado y abierto y la respiración debe ser más regular.

Cuando sientas que el pecho empiece a oprimirse otra vez, vuelve a comenzar este proceso. Puedes repetir la técnica de dar palmadas a la espalda tres o cuatro veces al día para remover el moco que se ha instalado en los alvéolos.

Advertencias

Estos consejos no son remedios o tratamientos, son simplemente sugerencias para aliviar de manera temporal los síntomas de la neumonía. La neumonía es una enfermedad grave y requiere de la visita de un médico y un tratamiento de antibióticos. La neumonía puede ser fatal si no se trata. Acude a un médico si experimentas alguno de estos síntomas.