Cómo aliviar los ojos después de una cirugía

Escrito por Ana P. Ferrari
Image Source/DigitalVision/Getty Images

En la rama de la medicina de la oftalmología, se aplican tres tipos básicos de tratamientos dependiendo del problema y del paciente. Están los tratamientos farmacológicos, los ópticos y los quirúrgicos. Este último es llevado a cabo por los cirujanos oftalmólogos. En la cirugía refractiva se actúa sobre el segmento anterior del ojo: la córnea, cámara anterior, cámara posterior y el cristalino. En este procedimiento, el cirujano aplica un rayo láser que talla la córnea lo cual ayuda a disminuir los efectos de la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Como bien sabemos, los ojos son como cualquier otro órgano del cuerpo humano y son sensibles a los cambios en nuestra alimentación, es por eso que luego de una cirugía ocular, lo más recomendable es que lleves una dieta para mejorar tu salud ocular y aliviar cualquier molestia que pudiera existir.

Alimentación

altrendo images/Stockbyte/Getty Images

Las frutas y verduras contienen vitaminas tales como la A, C y E, y además beta caroteno. Las verduras de color naranja y amarillo, tales como la calabaza y la zanahoria, son muy buenas para la visión. Las semillas de lino por ejemplo son ricas en Omega 3 y vitamina E, y ayudan a reducir el colesterol y estabilizar las membranas celulares. Una mala alimentación puede traer problemas de salud de todo tipo, pero la falta de vitamina C y vitamina E en nuestra dieta puede causar cataratas y degeneración de la mácula.

Los antioxidantes son buenos para la visión

marilyna/iStock/Getty Images

Los compuestos antioxidantes se encargan de neutralizar las reacciones químicas de los peligrosos radicales libres en tu organismo. Estos radicales libres son residuos de las reacciones químicas que el cuerpo genera al transformar los alimentos en energía. Los radicales libres que se encuentran en la grasa del cuerpo son controlados por los antioxidantes solubles en la grasa. Los que se encuentran en las secciones acuosas de tu cuerpo, son controlados por los antioxidantes solubles en agua. El ojo, posee ambientes acuosos y grasosos en donde los radicales libres podrían proliferar sin control y provocar diversas dolencias. Es por ello que tener una alimentación balanceada y rica en vitaminas y minerales ayuda a reducir el riesgo de problemas oculares.

La vitamina E y los ojos

Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Seguramente hayas escuchado hablar de los beneficios que la vitamina E tiene para ti cuando tus ojos están convalecientes. La vitamina E es un potente antioxidante soluble en grasa. Es por eso que estos se distribuyen hacia los tejidos grasos del cuerpo. Son importantes para proteger las membranas de los foto receptores. Esa vitamina se encuentra en una concentración elevada en la retina. Debido a esto, una deficiencia de vitamina E severa puede llevar a la formación de cataratas y generar problemas en la mácula.

Precaución

Huntstock/DisabilityImages/Getty Images

La cirugía ocular es rápida e indolora pero luego de unas horas, puede aparecer dolor y mucha gente recurre a los analgésicos. Como se ha dicho, la vitamina E cumple un rol importante en el correcto funcionamiento de los ojos. Sin embargo, este nutriente tiene la capacidad de ayudar a la circulación, expandir los vasos sanguíneos y prevenir coágulos, pero estas cualidades no son siempre deseadas. Si estás por someterte a una cirugía, evita tomar medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico, aspirinas, antiinflamatorios y vitamina E ya que todos estos productos favorecen el sangramiento y dificultan la cicatrización en el postoperatorio. Consulta con tu médico acerca de cuándo puedes volver a consumir esta vitamina y cuál es la dosis recomendada para ti.

Dónde encontrar la vitamina E

hanhanpeggy/iStock/Getty Images

La vitamina E puede ser encontrada en muchos de los alimentos consumidos diariamente, y una buena dosis de ellos pueden ayudar mucho en nuestra salud. La espinaca es uno de los alimentos más nutritivos. Un estudio que se realizó en la Universidad de Harvard demostró que las personas entre 55 y 80 años de edad que consumen de forma habitual espinacas, tienen un riesgo mucho menor a perder agudeza visual por degeneración macular. La vitamina E también puede ser encontrada en aceites vegetales como el de girasol, maíz, coco, etc. También en vegetales de hojas verdes, cereales, panes integrales, frutos secos como almendras, nueces o avellanas, etc. Debido a que la mayoría de los alimentos que contienen vitamina E no se consumen diariamente en grandes cantidades, puede encontrarse en alimentos enriquecidos con vitamina E, tales como Vitamina E Procaps, que viene en gomas sin azúcar y sabor natural a frambuesa.