Cómo aliviar las uñas curvadas de los pies

Escrito por Andrew Fontenot
Aliviar una uña curvada puede prevenir dolor adicional y otros problemas relacionados.
George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Las uñas curvadas de los pies pueden ser dolorosas y una condición que puede conducir a otros problemas como uñas encarnadas. Las uñas curvadas pueden pasar por varias razones, tales como, un cortado inapropiado, usar un zapato de tamaño inadecuado o una tensión excesiva en los pies debido a correr, trotar o caminar. Afortunadamente, aliviar este problema es un proceso simple que requiere de unos pocos artículos domésticos. Aliviar una uña curvada puede prevenir más dolor y minimizar la probabilidad de infección.

Llena la cubeta hasta la mitad con agua tibia limpia. La temperatura debería ser la suficiente para que puedas poner tu pie confortablemente.

Coloca el pie con la uña curvada dentro de la cubeta con agua tibia. Deja tu pie en remojo con el agua tibia por 10 minutos.

Retira tu pie del agua tibia y sécalo con una toalla.

Usa la lima y el cortauñas para volver a formar cuidadosamente la uña curvada en una linea recta a través de tu dedo, asegúrate de no cortar o limar la uña demasiado, deja un poco de blanco que pase del lecho de tu uña.

Repite los pasos del 1 al 4 cada semana para evitar que tu uña se curve nuevamente. Las uñas curvadas tienden a enterrarse en la piel, causando una uña encarnada. Mantener su forma recta a través del dedo evitará problemas adicionales.

Consejo

Asegúrate de usar zapatos que calcen adecuadamente. Los zapatos que son demasiado pequeños o grandes pueden poner presión en las uñas, causando que se curven cuando éstas crecen.