Cómo aliviar la presión ocular

Escrito por Wendy Rose Gould
Hay varios factores que pueden causar presión ocular.
Ingram Publishing/Ingram Publishing/Getty Images

Hay varios factores que pueden causar presión ocular. Si estás experimentando esta presión debido a problemas de senos nasales, falta de sueño, fatiga o alguna otra razón, no te preocupes. Existen varias soluciones simples que son fáciles de aplicar y que ayudarán a reducir el dolor y las molestias asociadas. Ten en cuenta que una causa común de la presión ocular es el glaucoma, una enfermedad que ocurre cuando la estructura del drenaje del ojo está mal formada o funciona mal. Si sospechas de glaucoma, consulta a tu médico.

Evita trabajar en la computadora o ver la televisión. Los ojos solo pueden lidiar con cierta cantidad de estimulación, por lo que, cuando estás frente a una pantalla durante mucho tiempo, tus ojos pueden acumular tensión y presión. Si tu trabajo lo requiere, toma un descanso de 15 minutos cuando puedas y dale a tus ojos un descanso.

Descansa lo suficiente. Para que el cuerpo funcione correctamente, necesitas un descanso adecuado. La cantidad de sueño que necesitas varía para cada persona, pero en promedio deberías programar seis a ocho horas para el sueño de cada noche.

Usa gotas para los ojos para aliviar la presión ocular. Las gotas para los ojos ayudarán a calmar la inflamación y también añadirán lubricación. Busca gotas para los ojos en las tiendas de 24 horas, las farmacias y las tiendas de comestibles.

Cambia tus lentes de contacto como es indicado si los usas. Los lentes desgastados más allá de su caducidad pueden causar todo tipo de problemas oculares, incluyendo la presión ocular.

Estira tus ojos. Puede sonar extraño, pero al estirar tus ojos puedes ayudar a aliviar la acumulación de presión. Levanta las cejas y mantén la posición durante 30 segundos. Suelta lentamente el estiramiento y repite dos o tres veces durante el día.

Consejo

Si tienes problemas constantes de presión ocular y no puedes encontrar alivio, consulta a tu médico. Te puede prescribir un tratamiento que satisfaga tus necesidades específicas.