Cómo aliviar la presión de los oídos tapados

Escrito por Valencia Higuera
Oreja.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

Un oído tapado por la presión puede resultar de una sinusitis, el resfriado común o una reacción alérgica. El líquido y la mucosidad pueden ser acumulados en el oído y causar una presión incómoda. Afortunadamente, existen técnicas para aliviar rápidamente la presión y mediante esto, reducirás los otros síntomas asociados con un oído tapado, tales como el dolor y los zumbidos. Detén la presión con remedios sin receta o utiliza métodos naturales.

Usa un descongestionante de venta libre como te sea indicado para aliviar la presión. La congestión del oído por la acumulación de la mucosidad provoca presión en el oído. Toma un descongestionante para aflojar la mucosidad y detener la presión.

Usa un antihistamínico para detener las reacciones alérgicas y disminuir los síntomas. Una reacción puede inducir la producción de mucosidad y ésta puede instalarse en los oídos y causar presión.

Mantén un paquete de chicles contigo. Pon un chicle en tu boca y mastica para ayudar a destapar los oídos y deshacerte de su presión. Masticar ayuda a estirar los músculos de la mandíbula.

Traga agua para equilibrar el aire en tus oídos. Disfruta de una bebida o chupa caramelos, chupar incrementa la producción de saliva, incluye tragar y tragar para ayudar a abrir las trompas de eustaquio y reducir la presión.

Suénate la nariz para hacer estallar los oídos. Sostén tu naríz y luego intenta expulsar el aire por ella para crear presión y destapar los oídos.

Usa un humidificador para el tratamiento de la mucosidad en el oído. La mucosidad espesa atrapada en los oídos puede causar presión, dolor y disminución de la audición. Enciende un humidificador para aumentar la humedad del aire y disminuir poco a poco la mucosidad de los oídos.