Cómo comer brotes de alfalfa

Escrito por Maude Coffey | Traducido por Paula Santa Cruz
Los brotes de alfalfa pueden ser usados como guarnición o ingrediente en las comidas.
try sprouts! image by Shirley Hirst from Fotolia.com

Los brotes de alfalfa, que normalmente se comen crudos, pueden ser peligrosos si los consumen las embarazadas, los niños o los ancianos, debido a los peligros de la Salmonella, según U.S. Food and Drug Administration. Si eliges brotes frescos de alfalfa en el supermercado o la verdulería y luego los preparas correctamente, no existen riesgos. Los brotes de alfalfa son una fuente de vitaminas y aminoacidos para tu dieta.

Lávate las manos con agua tibia y jabón. Retira los brotes de alfalfa del envase y deja correr agua sobre ellos para enjuagarlos. Lavar tus manos antes de manipularlos y enjuagarlos bien te asegurará que sean seguros para consumir, según Food Safety.gov.

Mezcla los brotes de alfalfa con lechuga, zanahoria y otras hortalizas que te gusten para hacer una ensalada. Exprime un limón fresco para usar como aderezo.

Rellena 1/2 taza de brotes de alfalfa cruda sobre una rebanada de pan pita. Agrega falafel, tomates y lechuga dentro del pan. Rocía salsa tzatziki sobre una de las partes internas del pan para darle más sabor a tu sándwich.

Saltea o fríe los brotes de alfalfa con pimientos, cebollas y pollo. Retíralos del calor luego de 30 segundos para evitar que se marchiten, sugiere RecipeTips.com.

Consejo

Compra brotes de alfalfa que se vean crocantes y tengan yemas. Evita los que estén mojados o de color oscuro para evitar las posibles enfermedades transmitidas por alimentos relacionadas.

Advertencias

Desecha los brotes de alfalfa sobrantes dentro de los cuatro días a una semana, luego de haberlos comprado.