Cómo cocinar una pierna de cordero jugosa y tierna

Escrito por Jackie Lohrey | Traducido por Katherine Bastidas
Cocina tanto en seco como con el calor húmedo para lograr una pierna de cordero jugosa y tierna.
John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Toda una pierna de cordero se compone de dos cortes separados, el solomillo y la manita, generalmente con dos huesos grandes. Debido a que la porción de solomillo de la pierna es naturalmente tierna y la porción de manita no lo es, cocinar la carne a baja temperatura en el horno durante mucho tiempo es la mejor manera de garantizar que toda la pierna de cordero quede tierna y jugosa. El cordero es una fuente de proteínas, vitamina B12, zinc y hierro. Cocinar la pierna de cordero con grasa y condimentos sin sodio aumenta su sabor, preservando su sólido valor nutricional .

Quita toda la grasa visible y la parte superior con un cuchillo afilado.

Rocía la pierna de cordero con aceite de oliva o cámbialo por jugo de limón para conseguir un sabor ligeramente más fuerte.

Corta hendiduras de dos pulgadas en la superficie de la pierna de cordero. Divide las rebanadas de ajo uniformemente y coloca la misma cantidad en cada ranura. Como una opción alternativa, frota ajo picado sobre la superficie sin cortar la carne.

Mezcla el orégano, el tomillo y la pimienta negra en un tazón pequeño. Espolvorea o frota los condimentos de manera uniforme sobre la superficie de la carne.

Precalienta el horno a 350 grados F. Coloca una rejilla en una bandeja para hornear poco profunda y el centro de la pierna de cordero sobre la rejilla.

Asa la pierna de cordero a 20 a 25 minutos por libra como guía. Después de la primera hora de cocción, agrega agua en el fondo de la bandeja.

Retira el cordero del horno cuando el termómetro para carne indique que el cordero está a 160 a 170 grados F. Este rango de temperatura es medio.

Coloca la pierna de cordero en una fuente con una espátula de metal ancha. Cubre la carne ligeramente con papel de aluminio y deja que el jugo de la carne se reabsorba en ella durante 15 minutos antes de cortarla y servirla.

Consejo

Para agregar una corteza de color marrón oscuro y aumentar el sabor, cocina la pierna de cordero a 400 grados F durante los primeros 30 minutos de tostado.

Enfría el líquido de cocción en el refrigerador durante 10 minutos para solidificar los restos de grasa. Desnata la grasa del líquido con una amplia y poco profunda cuchara antes de recalentar en una cacerola y servir con la carne.