Cómo cocinar peppers (pimientos) y cebollas para hacer fajitas

Escrito por Jon Williams | Traducido por Maria Eugenia Gonzalez
Los pimientos y las cebollas dan sabor y vitaminas a las fajitas.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las fajitas nacieron por necesidad. Los trabajadores mexicanos de los ranchos en las décadas de 1930 cobraban parte de sus salarios con cortes de novillos. Aprendieron a obtener lo mejor del filete de falda gomoso asándolo, cortándolo en tiras finas y enrollándolos dentro de una tortilla junto con montones de peppers (pimientos) y cebollas. Tanto si los fríes como si los asas, cocina los vegetales de la misma forma en que cocinas la carne de tus fajitas.

Prepárate

Escoge pimientos multicolores. Los pimientos de diferentes colores tienen gran atractivo visual, pero también proporciona diferentes sabores, vitaminas y fitonutrientes. Por ejemplo, los pimientos rojos son un poco más dulces que los otros y tienen licopeno, un poderoso antioxidante. Escoge pimientos firmes y sin marcas.

Lava los pimientos. Retira los tallos, las semillas y los nervios. Enjuágalos para quitarles las semillas que queden y pela las cebollas.

Corta los pimientos en tiras de 1/2 pulgada (1.25 cm) de ancho. Parte la cebolla por la mitad y luego en rodajas finas. Pon los vegetales en un bol y mezcla 1 cucharada de aceite de oliva y ajo.

Fríelos

Fríe la carne que vas a usar en las fajitas. Retira la carne y ponla a reposar. Desglasa la sartén con jugo de lima a fuego medio-alto. Usa una espátula para raspar y aflojar los restos pegados de la carne que freíste.

Agrega 1 cucharada de aceite de oliva a la sartén. Deja calentar algunos segundos. Agrega la mezcla de pimientos y cebollas a la sartén. Soasa los vegetales por un minuto antes de revolverlos. Luego, cada 90 segundos más o menos, revuélvelos, raspando el fondo de la sartén con una espátula. Saltéalos por un total de cinco a seis minutos. Deben estar blandos y algo chamuscados.

Retira los vegetales de la sartén, pásalos a una fuente y tápalos para mantenerlos calientes.

Ásalos

Retira la carne de la parrilla y déjala reposar. Pon los vegetales sobre una zona de la parrilla donde haya fuego alto y coloca tu parrilla a gas a fuego medio-alto.

Soasa los vegetales por un minuto o dos. Si asas vegetales normalmente, compra una cesta de grillado para evitar que se escurran entre las rejillas y poder moverlos más fácilmente. Como alternativa, envuélvelos en papel aluminio para que queden planos. Usa un tenedor para hacer algunos agujeros en el papel. Baja la temperatura a medio o, si los vegetales están en un cesto, muévelos a una zona menos caliente de la parrilla. Cierra la tapa de la parrilla por cinco o seis minutos a fuego medio.

Retira los vegetales, colócalos en un bol y tápalos para retener el calor.