Cómo cocinar langostinos en el horno

Escrito por Maria Parepalo | Traducido por Maria Eugenia Gonzalez
Los langostinos son una buena fuente de niacina y ácidos grasos omega 3.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Un langostino es un marisco que pertenece a la misma familia que camarones, la langosta y el cangrejo. Aunque los términos se usan indistintamente, la mayoría de los langostinos en el Reino Unido son camarones en los Estados Unidos, ambos son diferentes especies que se diferencian en la estructura de sus branquias y en la forma en que incuban sus huevos. Los langostinos crudos pueden ser verdes, rosas, marrones, azules o amarillos pero, cuando se cocinan, el caparazón es rosa y la carne blanca. El caparazón le da mucho sabor y, si se retira antes de la cocción, los langostinos pueden ser menos sabrosos.

Pon la rejilla en el tercio superior del horno y precalienta a 450 grados Fahrenheit.

Enjuaga los langostinos. Quita la cabeza y las patas pero deja el resto del caparazón. Corta el caparazón a lo largo en la parte trasera y retira las venas con un cuchillo.

Cubre ligeramente una placa para horno poco profunda con aceite de oliva o mantequilla fundida. Dispón los langostinos en una capa sobre la misma.

Condimenta con sal y pimienta. Para más sabor, cúbrelos con 2 cucharaditas de ajo picado, 1/4 taza de albahaca o perejil frescos, 6 cucharadas de mantequilla fundida o aceite de oliva y/o 1 cucharada de jugo de limón.

Vierte la cantidad de vino blanco o caldo de pescado suficiente como para cubrir la base.

Hornea por 10 a 12 minutos o hasta que los caparazones de los langostinos estén rosas.

Sirve con caparazón o retira el mismo antes de servir.

Consejo

Guarda los caparazones y las cabezas para hacer caldo casero. Guárdalos en el congelador hasta que hayas acumulado la cantidad suficiente para hacer el caldo.