Cómo cocinar jamón y repollo en una olla de cocción lenta

Escrito por Assia M. Mortensen | Traducido por Andrés Marino Ruiz
El repollo es el ingrediente principal de esta preparación.
Martin Poole/Digital Vision/Getty Images

Cocina el jamón y el repollo (cabbage) en una olla de cocción lenta para que el repollo se vuelva suave y jugoso y absorba los sabrosos sabores del jamón. El jamón cocido con repollo es un platillo irlandés clásico, y es muy práctico porque se prepara todo en una misma olla. Utiliza una olla de cocción lenta en una configuración baja y cocina el repollo, vegetales y el jamón por entre 5 y 7 horas, hasta que tenga el punto de cocción que desees. El sabor del repollo blanco se combina con el del jamón; puedes también utilizar varias variedades de repollo. Considera el usar la mitad de un repollo blanco y la mitad de un repollo morado, haciendo que el platillo sea muy colorido y rico en antioxidantes.

Añade los trozos de jamón, repollo, cebollas, zanahorias y papas a la olla.

Espolvorea un poco de perejil y tomillo a la mezcla, así también como un poco de pimienta y mezcla ligeramente.

Agrega el caldo de pollo y agua a la preparación.

Cocina los ingredientes sobre un fuego bajo por entre 5 y 7 horas, tapado. Los vegetales deben estar muy tiernos cuando la cocción finalice.

Consejo

El pan queda muy bien servido junto con el jamón y el repollo.

Advertencias

Antes de comer el jamón, revisa su temperatura interna. FoodSafety.gov recomienda que no consumas el jamón hasta que su temperatura interna sea de al menos 145 ºF.

El jamón ahumado suele contener altos niveles de sodio debido a la salmuera. Puedes optar por utilizar jamón fresco para reducir tu ingesta de sodio.