Cómo cocinar chorizos de vaca sobre una estufa

Escrito por Aya Pauli | Traducido por Andrés Marino Ruiz
Los chorizos de carne vacuna son picantes.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Los chorizos de carne son un sabroso platillo para aquellos que les gustan las salchichas picantes. Si bien los chorizos precocidos son ideales para cocinar en la parrilla, puedes también cocinarlos sobre la estufa. La clave para cocinarlos en la estufa es utilizar agua en lugar de un fuego seco. El calor directo puede quemar el exterior de los chorizos antes de que el interior se vea calentado. Hervir o cocinar a fuego lento los chorizos en agua los calienta rápidamente sin quemarlos. Además, es una buena forma de cocinarlos sin grasa para que queden perfectos.

Hervir

Llena una olla con varias pulgadas de agua. Coloca los chorizos en el agua y coloca la olla sobre un fuego fuerte.

Lleva el agua a hervor. Hierve los chorizos por unos 10 minutos, o hasta que estén bien calentados.

Drena el agua de las salchichas. Sécalas utilizando toallas de papel y sírvelas.

Fuego lento

Llena una olla pesada con una pulgada de agua. Coloca los chorizos en el agua y coloca la olla sobre un fuego fuerte.

Lleva el agua a un hervor suave. Reduce la potencia del fuego a medio. Hierve los chorizos de forma lenta, moviéndolos con frecuencia, por aproximadamente unos 12 minutos. Añade más agua si lo necesitas para que los chorizos se mantengan sumergidos hasta la mitad durante la cocción.

Retira los chorizos de la olla y sécalos con toallas de papel.

Consejo

Hervir y cocinar a fuego lento los chorizos produce casi el mismo resultado. La mayor diferencia entre estos métodos es que la cocción a fuego lento permite que los chorizos se doren mientras se cocinan, cosa que no sucede al hervirlos.

Cocina los chorizos a fuego lento, luego retira el exceso de agua y dóralos, si lo prefieres, para que tengan una piel crujiente en su exterior.

Sirve los chorizos para el desayuno, almuerzo o cena. Combinan bien con casi todo, desde huevos revueltos hasta panes para perros calientes.

Advertencias

No te deshagas de los chorizos que se abran durante su cocción. Las aberturas en la piel de los chorizos es algo habitual que ocurre cuando la jugosa carne se hincha. Esos chorizos aún pueden ser comidos.