Cómo cocinar alas de pavo estilo soul food

Escrito por Sarah Bourque | Traducido por Frances Criquet
Los panecillos de harina de maíz son el acompañamiento ideal de las alas de pavo cubiertas.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Las alas de pavo cubiertas son un clásico de la soul food. Las alas de pavo se asan hasta que la piel queda dorada y crujiente y luego se cubren con una sabrosa salsa enriquecida con apio y cebolla. Considérate afortunado si vives cerca de un restaurante de soul food que sirva este platillo. Si no, puedes fácilmente hacerlo en casa. Tanto si lo sirves en una ocasión especial o simplemente como una cena a mitad de semana, a tu familia le encantará este plato reconfortante.

Precalienta el horno a 350° F. Lava las alas de pavo con agua fría. Seca con toallas de papel. Colócalas en una asadera grande.

Mezcla la mantequilla ablandada, la sal, la pimienta, el ajo en polvo y el condimento para aves en un bol pequeño. Mezcla bien. Distribuye la mantequilla condimentada uniformemente sobre las alas de pavo frotándola hasta que las recubra completamente.

Hornea las alas de 45 minutos a una hora, o cuando la piel del pavo esté dorada y crujiente. Comprueba a los 45 minutos. Retira del horno. Escurre la grasa de la asadera. Deja a un lado.

Derrite la mantequilla en una sartén grande. Saltea la cebolla y el apio en la mantequilla hasta que estén blandos, alrededor de cinco minutos. Añade la harina 1 cda. a la vez, revolviendo para incorporar después de cada adición. Cocina y revuelve durante cinco minutos, o hasta que se dore y burbujee. Poco a poco agrega el caldo, batiendo después de cada adición hasta que se incorpore y que no queden grumos visibles. Vierte la leche y bate.

Vierte la salsa sobre las alas de pavo y vuelve a colocarlas en el horno. Hornea durante una hora más a 350° F o hasta que estén tiernas.

Consejo

Sirve las alas de pavo cubiertas con arroz blanco caliente, pan de maíz, berzas (collard greens) y macarrones con queso.

Advertencias

Manipular carne de aves cruda implica riesgo de salmonela. Lávate las manos a fondo con agua caliente y jabón luego de tocar el pavo.