¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Chasquidos y crujidos en el cuello

Escrito por Macarena Fernandes Diaz | Fecha actualizada February 26, 2018

En condiciones normales y aún sin hacer esfuerzos nuestro cuello “hace“ruidos semejantes a chasquidos, crujidos, estallidos o a pisar en la nieve. Otras veces estos ruidos son mayores y persisten hasta llegar, en ocasiones, a inhabilitarnos. Las causas son variadas pero en episodios aislados y que no vengan acompañados de dolores persistentes y otros síntomas no deberían preocuparnos.

Nuestro cuello necesita de flexibilidad para efectuar todos los movimientos diarios que tenemos que realizar y las articulaciones cervicales constituidas por las vértebras C1 A C7 son las responsables. La primera, llamada Atlas, sostiene el peso del cráneo y por eso es tan sensible a los esfuerzos y malas posturas. Es necesario mantenerlas en buena forma evitando su sobrecarga o desgaste innecesario. Presta atención a tu postura (cuando trabajas , manejas o levantas pesos inadecuados o si pasas mucho tiempo en igual postura). La curvatura de la espalda a la altura cervical, tiene su equilibro y a mayor concavidad, hace que la cabeza se eche hacia adelante requiriendo mas esfuerzo a los músculos de la zona para levantarla. Esto puede traer inflamación de los nervios , su irradiación hacia el tronco o la cabeza, pudiendo causar inflamación y dolor. En casos que no sean severos, el movimiento de bajo impacto y las técnicas de relajación ayudan a que la sangre fluya a la zona y alivie los síntomas. En algunas ocasiones la visita al médico es lo principal. Los ruidos que mas deben preocuparnos son los fuertes y de tono bajo. Y también si cualquier ruido está acompañado por dolor al realizar movimiento, rigidez, temperatura elevada o inflamación, suavidad localizada.

EJERCICIOS DE FISIOTERAPIA PARA EL DOLOR DE CUELLO

Ruido de estallido en las articulaciones por presiones de gas

Las articulaciones de tu cuello están rodeadas por una cápsula articular que es como un tubo que va desde debajo de la articulación hasta sobre ella. Esta cápsula está rellena con un líquido que provee lubricación a la superficie de la articulación. En ese líquido, hay gas presente. Cuando se produce un movimiento distinto, imprevisto o brusco se produce un cambio de presión y de volumen en esa “bolsita” y las burbujas de gas explotan. Estas explosiones las escuchamos casi siempre ya que el cuello se sitúa muy cerca de los oídos. Esto no es dañino para la articulación. También notarás que este tipo de ruido no se puede hacer hasta que los gases de la articulación tienen tiempo para formarse de nuevo.

Ruido de los ligamentos y tendones

Algunas veces, el ruido que escuchas es provocado por un ligamento o tendón deslizándose sobre una superficie levantada de los huesos de la articulación. Cuando te mueves, esos ligamentos o tendones se atrapan ligeramente en el borde levantado y cuando finalmente se deslizan para soltarse, los escuchas como un pequeño estallido. Este tipo de ruido de articulación es regularmente reproducido más fácilmente cada vez que mueves tu articulación de esa misma forma.

Alerta: Ruido de superficies rugosas o crujidos

Este tipo de ruido ya es más preocupante. Sobre todo si va acompañado de inflamación y dolor. Es un ruido como de lija o crepitación. En general aparece cuando los cartílagos, ese tejido blanco y resbaladizo que tapiza tus articulaciones, se ha desgastado y ha aparecido en su reemplazo una superficie rugosa. Estas superficies rugosas chocan entre sí produciendo ese característico ruido. Si el proceso avanza el cartílago puede directamente desaparecer y es una indicación de cambios degenerativos (artrosis) en la articulación que tienen consecuencias graves como la pérdida de movilidad. Cuando solo hay un proceso inflamatorio, cuyas causas pueden ser muchas, hablamos de artritis. El afinamiento o resecamiento de los cartílagos en adultos mayores e es un proceso natural que se da al envejecer pero una vida sana y ejercicio regular puede retrasar su aparición.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.