¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Causas de ronchas rojas en el cuello

Escrito por Macarena Fernandes Diaz | Traducido porFrances Criquet | Fecha actualizada May 17, 2018

El cuello es una de las zonas más expuestas de la piel en el cuerpo humano y en muchas personas son el lugar donde aparecen primero los síntomas de problemas de alergias, ronchas y otras enfermedades de la piel causadas por exposición al medio ambiente o por bacterias y virus.

En términos médicos, las ronchas rojas en el cuello, acompañadas de comezón o inflamación, se pueden denominar sarpullido o dermatitis.

Lee también: ¿Cómo deshacerse de un sarpullido en el cuello rápidamente?

Una serie de factores pueden causar comezón y ronchas rojas en el cuello.

Veamos entonces posibles causas de que sufras de ronchas rojas en el cuello.

Dermatitis por contacto

La dermatitis por contacto agrupa una serie de condiciones en las que la piel sufre inflamación debido a factores externos, acompañados de picazón e incluso ronchas y lesiones.

Se clasifica en dos tipos, la dermatitis irritante por contacto y la dermatitis alérgica.

Dermatitis irritante por contacto

En términos generales, la dermatitis irritante por contacto es la que se presenta con mayor frecuencia y sucede cuando algún objeto o sustancia irritante entra en contacto con la piel de alrededor del cuello u otra zona del cuerpo y provoca una inflamación de esta.

Entre los elementos irritantes se encuentran fibras textiles como la ropa de lana, una joya con bordes ásperos o cualquier químico que dañe las células de la piel, como detergentes o tintura de cabello.

También se incluyen ácidos, materiales alcalinos como jabones y detergentes, suavizantes de telas, disolventes, cemento u otros químicos.

En el caso de los niños pequeños, la exposición prolongada a los pañales húmedos también les puede provocar dermatitis por contacto.

No siempre la dermatitis irritante por contacto se presenta de inmediato, pues en algunas ocasiones es necesaria que haya varias exposiciones seguidas a las sustancias químicas o sólidas irritantes para que se presente esta condición.

Las personas que sufren dermatitis atópica también presentan mayor riesgo de desarrollar dermatitis irritante de contacto.

En la dermatitis de contacto irritante, la superficie rota de la piel erosionada pierde humedad y se seca, produciendo comezón y sarpullido.

Algunos tipos de piel son más vulnerables que otros a este tipo de dermatitis y las soluciones son variadas, pasando desde cremas tópicas hasta medicamentos antiinflamatorios.

Dermatitis alérgicas

Otro tipo de dermatitis de contacto es la denominada dermatitis alérgica, que sucede cuando la piel entra en contacto con un objeto que el organismo ha identificado erróneamente como amenaza.

En respuesta, las células del área afectada liberan histaminas, químicos que aumentan la permeabilidad de los vasos sanguíneos, lo que permite que los fluidos que contienen glóbulos blancos fluyan a los vasos sanguíneos y dentro del tejido afectado.

La zona experimenta hinchazón e irritación, algunas veces acompañados de ampollas.

Un ejemplo de dermatitis alérgica es la que ocurre cuando una persona entra en contacto con hiedra venenosa.

Otras sustancias, como las fragancias que se aplican frecuentemente al cuello y la goma de los elásticos de la ropa que toca el cuello son también elementos que pueden ocasionar dermatitis alérgica.

En las personas que usan peluquines se ha detectado un amplio porcentaje que sufre de este tipo de dermatitis alérgica en las zonas donde se aplica el adhesivo que mantiene este pelo artificial en su lugar.

Así mismo, algunas personas que utilizan cremas con sustancias antibióticas para tratar condiciones de la piel han reportado reacciones alérgicas con inflamación y picor. Entre estos medicamentos se ha destacado especialmente las que contienen neomicina.

El uso de joyería recubierta o con contenido de níquel y algunos otros metales también se ha identificado como posibles causas para las ronchas en el cuello y otras zonas del cuerpo.

Esto incluye joyas, correas de relojes, cremalleras metálicas, ganchos de sostenes y botones.

Otra posible causa de ronchas en el cuerpo es la reacción alérgica a los químicos usados para el rizado del cabello o para cambiar su color.

Dermatitis alérgicas de fotocontacto

Algunas personas pueden descubrir que una fragancia que normalmente no les produce problemas puede producir ronchas y comezón cuando la zona donde se aplicó es expuesta al sol.

Este fenómeno es conocido como dermatitis alérgica de fotocontacto y para que ocurra, deben conjugarse ambos factores, como son la exposición al alérgeno, seguida de la exposición a los rayos ultravioleta del sol.

Lee además: Tipos de prurito en la piel

Según algunos estudios, los protectores solares pueden tener una relación con este tipo de condición en personas sensibles.

Advertencia

Sea cual sea la causa de que sufras picazón y ronchas rojas en el cuello, un pequeño consejo sigue siendo el más valioso: no te rasques.

Rascarse puede causar abrasiones e introducir bacterias que hacen que la piel sea susceptible a las infecciones.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.