¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Causas de heces pálidas o de color claro y fatiga

Escrito por Macarena Fernandes Diaz | Fecha actualizada March 02, 2018

Las heces de color claro pueden indicar ciertos transtornos y enfermedades que que requieren una visita médica profesional. Pero no siempre debes alarmarte, a veces, el color pálido de las heces no son señal de que algo grave está pasando.

¿Que son las Heces?

Las heces son los desperdicios que arroja nuestro cuerpo al exterior por el ano luego de acabado el proceso digestivo de los alimentos por el cual se separan los nutrientes que nuestro cuerpo precisa para cumplir con sus funciones y desecha lo que está de más o no nos sirve. Su color varía desde el marrón claro hasta el verde fuerte sin que ello indique condición anormal alguna y en la mayoría de los casos si los cambios de color no perduran por un tiempo prolongado o se hallan acompañados de otros síntomas que aparecen junto al cambio de color se puede decir que ese cambio de color está casi con seguridad relacionado con los alimentos que hemos ingerido antes. Por ejemplo la ingesta de remolachas puede dar un tinte rosado a las heces o verde la ingesta de espinacas así como ser más claras si la dieta es pobre en carnes rojas o baja en contenido de hierro.

¿Porque las heces pueden tener un color pálido o amarillento o más claro de lo habitual?

Si bien el proceso digestivo es complejo e intervienen distintos órganos el color marrón de la deposición normal es un resultado de viejas células sanguíneas descompuestas en una sustancia conocida como bilirrubina. La primera bilirrubina (indirecta o no conjugada ) es producto de esta degradación de los glóbulos rojos. Luego esta bilirrubina es captada por el hígado, que la transforma en bilirrubina conjugada, que es hidrosoluble, para que formando parte de la bilis sea guardada en la vesícula biliar a la espera de ayudar en la digestión de los alimentos. Los glóbulos rojos de nuestra sangre tienen una vida útil y cuando necesitan ser reemplazados son descompuestos en otras sustancias para aprovechar el hierro y el oxígeno que contienen para ser reaprovechados. Lo demás pasa a formar parte de la bilirrubina, líquido amarillo-verdoso, que luego de pasar por el hígado formará parte de la bilis. Ésta interviene en el proceso de descomposición de las grasas en ácidos grasos y vitaminas liposolubles que componen nuestra dieta. Cuando alguno de estos procesos falla las heces pueden perder su color por lo cual tienes que prestar atención, sino has cambiado tus hábitos alimenticios, al color claro o pálido o amarillento arcilloso de tus heces y a su olor .

Causas de color pálido o claro o amarillento en las heces

Distintos estudios afirman que las heces pálidas o de color claro pueden ser indicativas de un gran número de enfermedades o desórdenes, algunos de los cuales también pueden causar fatiga y otros síntomas.

Desórdenes hepáticos

Dado que el hígado es el responsable de reunir la bilirrubina y producir la bilis, los desórdenes hepáticos pueden causar alteraciones en la producción de bilis. En casos graves tales como la hepatitis y la cirrosis pueden causar que el hígado cese de funcionar. Si el hígado no puede producir bilis, o produciéndola no puede excretarla a los conductos biliares o retirar la bilirrubina producida por el proceso de descomposición de la sangre, las deposiciones pueden volverse pálidas o de color arcilloso. Las concentraciones aumentadas de bilirrubina en sangre pueden contribuir a la fatiga, a una coloración amarillenta o clara de las heces y a la “ictericia” que da el color amarillento a la piel y mucosas de las personas afectadas. Este proceso suele darse en recién nacidos en los que la destrucción de glóbulos rojos es masiva y la producción de bilirrubina muy alta por lo que hay que vigilar de cerca este proceso.

Obstrucción del conducto biliar

Para que la bilis que contiene la bilirrubina sea liberada desde el hígado, primero es almacenada en la vesícula biliar, en donde es luego liberada a través de tubos conocidos como conductos biliares en los intestinos. Si estos canales están obstruidos, la bilis no puede viajar y las heces pueden volverse de color más claro. La obstrucción de los conductos biliares puede estar causada por trauma, quistes o la inflamación de dichos canales, lo que resulta en una obturación. La obstrucción de los conductos biliares también puede ocurrir debido a tumores en el páncreas u otros tumores en el sistema biliar. Dado que los niveles de bilirrubina en sangre se elevan, algunos pacientes pueden experimentar fatiga junto con dolores abdominales y posible fiebre.

Cálculos biliares

Los cálculos biliares o “ piedras” en la vesícula son de aparición común entre los adultos. Los cálculos biliares se desarrollan a partir de constituyentes de la bilis y pueden estar hechos de colesterol o de bilirrubina endurecida. Es más probable que las mujeres desarrollen cálculos biliares, particularmente si han perdido una gran cantidad de peso. Los cálculos biliares pueden variar en tamaño, desde microscópicos hasta el tamaño de una pelota de golf. Cuando los cálculos biliares se vuelven grandes, pueden bloquear los conductos biliares que liberan la bilis repleta de bilirrubina hacia los intestinos, causando que las heces se vuelvan de color pálido. Otros síntomas de cálculos biliares o de una enfermedad en la vesícula biliar pueden incluir hinchazón y dolor abdominales, los que pueden extenderse hacia la espalda, junto con fiebre, fatiga e ictericia.

Cáncer

Algunos tipos de cáncer pueden causar deposiciones de color claro o pálido junto con fatiga. El cáncer pancreático puede causar que la deposición se vuelva de un color amarillo claro debido a la falta de enzimas digestivas que vienen del páncreas. Esto también puede causar fatiga, dado que la comida no es del todo digerida y los nutrientes no pueden ser absorbidos, lo que resulta en una posible malnutrición. En algunos casos, el cáncer de páncreas puede también bloquear el conducto biliar que entra a los intestinos muy cerca del área del conducto pancreático. Los tumores biliares y otros cánceres que bloquean la ubicación del conducto biliar resultarán en la formación de deposiciones de color pálido o arcilloso. Como con todos los cánceres, la fatiga es un efecto común, particularmente si los niveles de bilirrubina son elevados.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar que las heces se vuelvan de color claro. Los medicamentos empleados en el tratamiento de enfermedades infecciosas, tales como la isoniazida, usada para el tratamiento de la tuberculosis, pueden inducir un mal conocido como ictericia colestásica, en donde los niveles de bilirrubina son elevados y pueden llevar a la fatiga. Los medicamentos indicados para malestares intestinales tales como diarrea, incluyendo el salicilato de bismuto y el caolín, pueden causar deposiciones claras dado que son de aspecto blanquecino. Esto es particularmente cierto cuando se los ingiere en grandes dosis. La presencia de diarrea puede también resultar en fatiga por la deshidratación que puede traer aparejada. Tragar sulfato de bario o recibir un enema de bario para un examen gastrointestinal de rayos X también resultará en deposiciones blancas o pálidas, pero la fatiga no es un resultado probable de la ingesta de bario.

Anemias y síndromes de mala absorción

A veces aún manteniendo una dieta equilibrada ciertas condiciones hereditarias o adquiridas hacen que el organismo no pueda absorber los nutrientes como debe por ejemplo el hierro ,produciéndose una deficiente producción de glóbulos rojos generando anemias que aclaran el color de las heces. La celiaquía, que se produce por la intolerancia o alergia al gluten, causa daño en el revestimiento del intestino delgado. Aplanando sus vellosidades e impidiendo la absorción de nutrientes. El grupo de cereales conocido por sus siglas TACC (trigo, avena, cebada y centeno), hace que la respuesta del organismo genere diversos síntomas, entre ellos fatiga, diarrea, vómitos que aclara las heces.

Consejo

Cuida tu hígado, tu vesícula biliar y tu páncreas evitando los excesos en la comida y en las bebidas e ingiriendo con tu dieta cantidades equilibradas de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Las grasas en su justa medida son necesarias pero deben evitarse los fritos, embutidos y comidas industriales o por lo menos no componer la mayoría de nuestra ingesta ya que el cuerpo deberá hacer mayor esfuerzo, recargando la función hepática, para aprovechar los pocos nutrientes que le envías con tu dieta y tenderá a acumular grasa sin poder eliminarla correctamente por las heces. Cuando no hay afecciones graves, para depurar tu hígado, el té de limón, de diente de león, el aguacate o palta y el beber agua natural pueden ser grandes aliados.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.