Características esenciales de la memoria sensorial

Escrito por Tommy Doc
El aroma de las galletas horneándose que hace que te sientas en casa de la abuela es un tipo de recuerdo sensorial.
Photos.com/Photos.com/Getty Images

Se dice que la memoria sensorial es la forma más básica y primitiva de memoria que posee un ser humano. Se le describe como una especie de regulador entre nuestras experiencias reales y las experiencias que se recuerdan a corto y largo plazo. Los recuerdos sensoriales consisten en todo el cúmulo de información sensorial que tiene lugar durante una experiencia, así como la percepción y la atención de cómo estos recuerdos se almacenan.

Atención

La atención es el proceso de convertir los recuerdos sensoriales a recuerdos de corto y largo plazo a través de la percepción consciente de un evento determinado. Este sistema filtra otros estímulos que no queremos recordar o que no se consideran útiles para nosotros en el futuro, y los deja sólo en la memoria y la percepción y a corto plazo.

Otras clasificaciones

La memoria sensorial puede ser subdivididrse en memoria icónica (o memoria visual), memoria ecoica (recuerdos de sonidos) y memoria háptica (recuerdos asociados con el tacto).

La química cerebral

La memoria sensorial puede ser considerada una especie de memoria de muy corto plazo, cuyos recuerdos comienzan a desaparecer aproximadamente medio segundo después de ser procesados (o más bien "no procesados") por el hipocampo y la amígdala, el centro del cerebro para muchas funciones, incluyendo la memoria. La memoria sensorial que se relaciona con olores, a menudo arroja recuerdos más claros debido a que el hipocampo y la amígdala tienen una estrecha proximidad (sólo dos o tres sinapsis) con el bulbo y la corteza olfativa, las partes del cerebro necesarias para recuperar las memorias sensoriales del olfato.

La investigación Sperline

La investigación llevada a cabo por George Sperline en la década de 1960, experimentó con varios conjuntos de números grandes que se mostraban de forma intermitente a los participantes, a quienes a su vez se les pedía que intentaran recordarlos. De este modo, se llegó a la conclusión de que la memoria a corto plazo sólo fue capaz de identificar un promedio de 12 conjuntos. Los participantes agregaron que fueron capaces de ver una gran cantidad de " fantasmas" del resto de los conjuntos de números, pero no de recuperarlos por completo. Estas visiones se consideraron el primer indicio de una serie de recuerdos sensoriales de tipo icónico o visual.