¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Bicarbonato de sodio y presión arterial

Escrito por Valarie Juntunen | Traducido porVanesa Sedeño | Fecha actualizada May 10, 2018
Thinkstock/Stockbyte/Getty Images

A menudo es sencillo ignorar el efecto que los compuestos naturales o comunes generan sobre la salud. El bicarbonato de sodio se utiliza con varios propósitos, desde productos de limpieza hasta productos para horneado y medicina. Para la mayoría de personas, este compuesto natural es benigno, e incluyo beneficioso, pero si te preocupa tu presión sanguínea, es hora de considerar de qué forma el bicarbonato de sodio puede afectarte.

Hipertensión

Los niveles elevados de presión arterial, hipertensión, afectan a 50 millones de estadounidenses aproximadamente y es el factor principal de los derrames cerebrales, los infartos, la insuficiencia cardíaca y renal. La presión arterial es la cantidad de sangre que circula en los vasos sanguíneos. Los fluidos adicionales, que estrechan los vasos y otras áreas de circulación, pueden causar el incremento de la presión.

Composición del bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio se compone de sodio, hidrógeno y carbono. De estos tres elementos, el sodio genera una preocupación particular con respecto a los efectos sobre la presión arterial. Una cucharadita de este compuesto contiene 1.000 mg de sodio.

Efecto del sodio sobre la presión arterial

Algunas personas son más sensibles a los efectos del sodio en la presión arterial. El sodio y el potasio funcionan en conjunto para controlar el movimiento de los fluidos entre las células. El agua tiende a seguir al sodio, por eso genera la circulación de más cantidad de fluidos y de ese modo incrementa los niveles de presión arterial. Esta situación es especialmente cierta en pacientes con insuficiencia renal, ya que son más susceptibles al efecto del bicarbonato de sodio sobre la presión sanguínea.

Fuentes de bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio está presente en muchos productos horneados, como panes, pasteles y tortas brownies. Este compuesto también se utiliza para elaborar las burbujas de los refrescos. Fuera de los alimentos, se puede encontrar en medicamentos antiácidos, pastas de dientes e incluso en cantidades pequeñas en muchos agentes colorantes para alimentos. Recientemente, el bicarbonato de sodio se convirtió en un suplemento de salud para prevenir los trastornos en el tracto urinario.

Dietas DASH

La sigla DASH, del inglés "Dietary Approaches to Stop Hypertension" (Acercamientos Dietarios para Detener la Hipertensión), indica las dietas destinadas a tratar la hipertensión. Los planes alimenticios DASH promueven la disminución de la ingesta diaria de sodio como la que se encuentra en el bicarbonato. Sin embargo, las dietas DASH también resaltan la importancia del consumo de frutas, verduras y granos integrales, una forma mejor de reducir la presión arterial en comparación con la disminución de la ingesta de sodio, en parte porque la dieta con esos alimentos incrementa los niveles de potasio, que ayuda a equilibrar los efectos del sodio en la presión sanguínea.

Advertencia

Siempre debes consultar con tu médico si te preocupa algún aspecto de tu salud. No modifiques tu dieta de repente sin consultarlo con tu médico o nutricionista.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.