Cómo hacer barras saludables de proteína

Escrito por Michelle Kerns | Traducido por Martín Giovana
Utiliza avena entera de alto contenido de fibra para las barras de proteínas caseras.
Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Es importante consumir proteína después de hacer ejercicio, según comentó la nutricionista deportiva Suzanne Girard Eberle en "The Washington Post" en 2013. La proteína ayuda a reparar y construir los músculos cuando se están recuperando de una sesión de ejercicios, especialmente si se consumen entre 30 y 60 minutos después de completar tu régimen de ejercicios. Puedes obtener esta proteína a partir de nueces, productos lácteos, huevos, carne magra, pollo o pescado, pero las barras de proteína son más convenientes ya que son fáciles de transportar y rápida para comer. Si deseas los beneficios de una barra de proteína sin un alto costo y conservantes agregados, hazlas en casa.

Mezcla tu elección de los ingredientes secos en un tazón grande, la selección de la avena entera, semillas como sésamo o girasol sin cáscara, coco rallado, proteína en polvo con o sin sabor, salvado de avena, germen de trigo o harina como de pan integral, almendras o harina de avena. Utiliza aproximadamente 4 1/2 a 5 tazas en total, utilizando cualquier proporción de los ingredientes que prefieras.

Añade tus condimentos y alimentos para endulzar preferidos, escogiendo entre la sal, especias como canela, extracto de vainilla, azúcar moreno o blanco, frutos secos, como los arándanos o las cerezas, y chispas o trozos de chocolate picado. Mezcla bien.

Añade los ingredientes húmedos que se puedan unir a los secos, condimentos y alimentos para endulzar entre sí. Utiliza el jarabe de arce, puré de plátanos maduros, yogur griego, miel, aceite como el de coco, mantequilla de nuez, leche de vaca o leche vegetal, jugo, huevos o agua, si lo deseas. Agrega suficiente para producir una pasta que pueda ser moldeada fácilmente.

Presiona la mezcla en un molde para hornear que haya sido ligeramente cubierto con aceite en aerosol antiadherente o aceite para cocinar. Hornea a 350 grados Fahrenheit durante 15 minutos. Deja enfriar, luego corta en cuadrados o barras.

Consejo

Guarda las barras de proteína horneadas en un recipiente hermético o individualmente envueltas en papel plástico dentro del refrigerador hasta por una semana.

Si lo prefieres, puede simplemente enfriar las barras de proteína en el congelador antes de cortar y almacenarlas.

Advertencias

No utilices huevos en las barras de proteína que vas a enfriar en lugar de hornear.