Cómo asar unos filetes de salmón

Escrito por Susan Peterson | Traducido por Alejandra Rojas
Thomas Northcut/Lifesize/Getty Images

El salmón es alto en ácidos grasos omega-3, un nutriente importante para un sistema cardiovascular, articulaciones y un cerebro saludables. El salmón contiene tanta proteína por mordida como el pollo y la carne, pero es bajo en calorías y grasas saturadas. El asado es una de las maneras más rápidas y fáciles de preparar esta comida saludable.

Precalienta la parrilla.

Cubre la bandeja para asar o para hornear con aluminio para hacer la limpieza más sencilla.

Lava los filetes de salmón y sécalos con unas toallas de papel. Pon el lado con la piel sobre la bandeja.

Exprime cerca de una cucharadita de jugo de limón sobre cada filete. Úntalos con la mantequilla derretida y rocíales un poco de sal y pimienta.

Coloca los filetes debajo de la parrilla. Deben estar a 3 o 4 pulgadas de la fuente de calor.

Asa el salmón de 8 a 10 minutos o hasta que estén listos. Empieza probándolo después de seis minutos. Inserta un tenedor en una de las uniones naturales de la carne del salmón. Este debe desmenuzarse fácilmente y la carne debe estar opaca. También puedes introducirle el termómetro para carne. La temperatura interna en la parte más gruesa del filete debe de ser de 140 grados Fahrenheit (60 grados C).

Retira el salmón de la bandeja cuidadosamente con una espátula grande.

Consejo

Para los filetes más gruesos, aumenta la distancia entre el filete y la parrilla. Evita asar filetes más delgados de 3/4 de pulgada. Tienden a secarse cuando los asas. Aunque normalmente no tienes que voltear los filetes cuando los asas, si son más gruesos de 1 pulgada quizá quieras hacerlo para asegurarte de que se asen por completo.

Advertencias

Para agregar salsa a tus filetes de salmón espera hasta que estén cocidos. Las salsas (especialmente las pesadas o las gruesas) pueden aislar el pescado y no se asaría uniformemente.