¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo aplanar los músculos del estómago después de una histerectomía

Escrito por Luis Malavé | Traducido porJuliana Star | Fecha actualizada April 12, 2018

La histerectomía es una cirugía invasiva en la que se extirpa total o parcialmente el útero de la mujer y en ocasiones también los ovarios y las trompas de Falopio. Esta operación tiene como resultado que la mujer ya no tendrá más períodos menstruales ni posibilidad de quedar embarazada.

El período para recuperarse de una histerectomía es, en promedio, de 6 semanas, aunque puede requerir incluso otras cuatro semanas más según las condiciones físicas previas de la paciente, edad y posibles complicaciones que se hayan registrado durante la intervención quirúrgica.

Durante este tiempo de recuperación se puede registrar distensión o inflamación de la zona abdominal y en ocasiones una sensación de pérdida de fuerza en los músculos de esta área.

Tras la recuperación, muchas mujeres desean aplanar su área abdominal para volver a tener la apariencia delgada y saludable que tenían antes de la cirugía o incluso antes de sus embarazos anteriores. Si este es tu caso, puedes lograrlo pero requerirá de fuerza de voluntad, trabajo duro y dedicación.

Cambiar de dieta es el primer paso

Tras una histerectomía, muchas pacientes experimentan aumento de los gases dentro de su sistema digestivo, provocando que su sección media parezca más hinchada.

Una dieta adecuada puede ayudar mucho a aliviar este síntoma.

Durante tu recuperación, evita consumir alimentos que produzcan gases como los granos o judías al horno o guisados, el brócoli, el repollo y las coles de Bruselas.

También se debe evitar consumir bebidas carbonatadas como los refrescos, que tienen altos niveles de CO2 y prácticamente llenan de este gas el tracto digestivo.

Otro tema interesante: Los efectos del masaje en el sistema muscular

Un segundo paso en tu cambio de dieta es la incorporación paulatina de alimentos ricos en fibra, como pan de trigo entero, verduras crudas, avena y nueces. Al hacerlo de manera gradual, tu cuerpo se adaptará a la fibra y comenzará a digerir alimentos tan eficientemente como sea posible, ayudando a reducir el volumen de tu área abdominal.

Se recomienda que las mujeres adultas consuman aproximadamente 25 g de fibra dietética al día.

Además, es recomendable cambiar la cantidad y número de veces que te alimentas al día. Es decir, pasar de 3 comidas diarias a unas seis pero con menor cantidad de comida.

Una adecuada hidratación es muy importante y no debes descuidarte con este tema ya que además de ser clave para el buen funcionamiento de tu organismo también ayuda en el proceso de eliminación de toxinas que se acumulan en los tejidos grasos del abdomen.

Se recomienda ingerir al menos 2 litros de agua por día, o más si se vive en países cálidos o en temporada de verano.

Consumir mucha sal provoca retención de líquidos y aumento de peso. Debes vigilar cuánta sal usas al cocinar y verificar la cantidad que traen los alimentos enlatados o preprocesados que consumas.

Es muy importante controlar el consumo de harinas blancas y azúcares, muy altos en productos como tortas, pan, galletas y la gran mayoría de comida chatarra, pues te harán engordar y aportan muy pocos nutrientes al cuerpo.

El ejercicio, aliado para aplanar tu vientre

Además de la dieta, el ejercicio físico es otra parte importante en el esfuerzo para lograr un estómago plano tras una operación de histerectomía.

Una vez que tu médico lo autorice, inicia rutinas diarias de baja intensidad para ejercitar tus músculos abdominales. Los sit-ups son los que mejor actúan sobre estos músculos.

También son útiles los ejercicios de Kegel, que están diseñados para fortalecer los músculos pélvicos a través de la contracción repetitiva del músculo pubocoxígeo.

Lee también: ¿Es bueno beber proteínas antes de ir a dormir?

Además, los ejercicios de Kegel también pueden ayudarte a evitar otros problemas como la incontinencia urinaria.

Mientras estas en el trabajo o el tráfico, puedes también realizar ejercicios de contracción y flexión de tus músculos abdominales, ayudando a darles fuerza y firmeza.

Te puede interesar: Cómo aumentar la proteína en la sangre

El uso de una faja de vientre también puede ayudar a tensar y dar forma a tu zona abdominal, pues ayuda a reducir la inflamación posterior a la histerectomía. Estas fajas generan una compresión que atrae el flujo sanguíneo al área sobre la cual se usa. Sin embargo, debes consultar con tu médico antes de usar una faja de compresión.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.