Cómo usar almohadillas para los senos

Escrito por Kimbry Parker | Traducido por Daniel Cardona
Las almohadillas absorbentes mantienen la ropa seca.
Comstock/Comstock/Getty Images

Ninguna madre que amamanta quiere enfrentar la vergüenza de manchas de humedad en la camisa por fugas de leche, pero le puede ocurrir incluso a la mujer más preparada. Las posibilidades se reducen si usas protectores mamarios, que cuando se utilizan correctamente pueden evitar que la ropa quede empapada. Elige entre los tipos lavables o desechables, los cuales pueden mantenerte cómoda durante este momento tan especial en la vida de tu bebé.

Elige almohadillas de tela en lugar de plástico, que retienen la humedad y pueden conducir a un crecimiento bacteriano y dolor en los pezones. Elige entre almohadillas desechables de tela o el tipo lavable que se puede reutilizar.

Coloca las almohadillas en el interior de tu sostén para que se centren en los pezones. Si estás usando una crema o ungüento para los pezones doloridos, aplícalo antes de poner el cojín del pecho en su lugar. Elige almohadillas desechables que cuenten con un adhesivo pegajoso en la espalda para ayudarlos a mantenerse en su lugar, si lo deseas.

Cambia las almohadillas tan pronto como se mojen. Llevar una almohadilla para los pechos no sólo evita que queden manchas en tu ropa sino que puede llevar a irritación en los pezones.

Humedece una almohadilla que haya secado en tu piel con agua tibia antes de retirarlo. Esto retirará la almohadilla de tu piel para evitar la irritación.

Consejo

Si estás en un presupuesto y no quieres comprar almohadillas, dobla pañuelos de algodón y úsalos en su lugar. También puedes cortar círculos de pañales de tela y utilizarlos como almohadillas. Evita el uso de suavizante líquido para lavar las almohadillas. Esto puede disminuir la capacidad de absorción del material.