Algunos datos sobre la frecuencia cardíaca y la oximetría

Escrito por Jessica Prussia
La frecuencia cardíaca en reposo de un adulto debe estar entre 60-100 pulsaciones por minuto.
heart pulse image by jim from Fotolia.com

El pulso, o frecuencia cardíaca, mide la cantidad de veces que tu corazón late en un minuto. Es normal que este número aumente con el esfuerzo físico y disminuya con el reposo. Por su parte, la oximetría no es más que la medición de la cantidad de oxígeno que hay en la sangre en un momento dado.

Número de pulsaciones

Tu frecuencia cardíaca máxima debe ser el resultado de restar tu edad a 220.
heart beat image by Alex White from Fotolia.com

La Clínica Cleveland explica que el cambio que se produce en tu frecuencia cardíaca cuando estás más activo se debe a la necesidad de aportar a todo el cuerpo una sangre más rica en oxígeno mientras estás haciendo ejercicio. El número de pulsaciones difiere de una persona a otra, pero hay una pauta general a la que un pulso normal debe ajustarse. El número de pulsaciones en reposo adecuado para niños menores (de uno a diez años) debería ser de 100 a 120 por minuto. En niños de edades comprendidas entre los 11 y los 15, debe estar entre las 70 y 100 ppm. Y en adultos de 18 años en adelante, el número de pulsaciones en reposo debe ser de 60 a 100 por minuto.

Para saber cuál debe ser tu ritmo cardíaco más alto en el desempeño de cualquier actividad física, la Asociación del Corazón de EE.UU. sugiere restar tu edad a 220. Por ejemplo, si tienes 45 años, tu frecuencia cardíaca más alta no debería pasar de las 175 pulsaciones por minuto

Puntos dónde medir las pulsaciones

La cara interior de la muñeca es el punto más utilizado de los seis puntos del cuerpo para medir el pulso.
fist over wrist tattoo of greek key pattern image by nextrecord from Fotolia.com

Existen seis lugares en tu cuerpo donde hay una arteria cerca de la piel, lo que te permitirá percibir el pulso. Estos puntos se localizan en el cuello, la sien, la muñeca, la ingle, la parte interior o superior de los pies y la parte posterior de la rodilla. Los dos más empleados para comprobar si hay pulso son los de la muñeca y el cuello.

Cómo medir las pulsaciones

La frecuencia cardíaca se mide en pulsaciones por minuto.
hours in the form of heart. the 3d image. image by Sergey Ilin from Fotolia.com

Para medir tus pulsaciones en la muñeca, sitúa los dedos corazón e índice en la cara interior de la muñeca opuesta, en el lado del dedo pulgar. Mantén los dedos planos y presiona con firmeza hasta percibir el latido. Si deseas medir el pulso en el cuello, coloca los dedos corazón e índice a uno de sus lados, en la ligera depresión que hay entre el mentón y la parte posterior de la mandíbula. Presiona hasta sentir el pulso bajo los dedos.

Una vez que hayas localizado el pulso, mantén la posición, cuenta los latidos que se producen en 30 segundos y multiplícalos por 2. El número resultante serán tus pulsaciones por minuto.

Oximetría

A la cantidad de oxígeno que hay en tu sangre se la llama
Heart bubbles red image by Warren Millar from Fotolia.com

La oximetría mide el porcentaje de oxígeno que hay en tu sangre y que es transportado por las arterías. A este porcentaje también se le llama “saturación de oxígeno”; suele escribirse como SaO₂ (saturación arterial) o como SpO₂ (saturación periférica, cuando se mide en un dedo o en un lóbulo). Cada molécula de hemoglobina es capaz de transportar hasta cuatro moléculas de oxígeno de una vez. Si 100 de tus moléculas de hemoglobina transportaran cuatro moléculas de oxígeno cada una, tu saturación estaría al cien por cien. Si únicamente transportaran 375 en total, entonces tu nivel de saturación de oxígeno estaría al 93%. En términos matemáticos, se desglosaría así: 375 / 400 = 0.9375 x 100 = 93%.

La medición de los niveles de oxígeno en la sangre

El pulsioxímetro se suele aplicar en un dedo de la mano, pero también se obtienen lecturas precisas en los dedos de los pies y en los lóbulos.
pulse image by JASON WINTER from Fotolia.com

Para medir esta cantidad se utiliza un aparato llamado pulsioxímetro, también conocido como oxímetro de pulso. Este dispositivo cuenta con una sonda no invasiva que envía una luz infrarroja al dedo (de la mano o del pie) o al lóbulo de la oreja. La cantidad de oxígeno que hay en la sangre afecta a su coloración, así que la luz infrarroja lo que hace es una lectura basándose en el color de la sangre de las arterias. Aunque el porcentaje que arroja no es exacto, en PulseOx.info se afirma que la lectura de un pulsioxímetro para un adulto joven y sano debería estar entre el 95 y el 99 por ciento.