Cómo afeitar tus piernas sin crema de afeitar

Escrito por Cecilia Harsch | Traducido por Alejandra Rojas
Utiliza agua y jabón para una afeitada suave.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

No necesitas gels y cremas de afeitar para conseguir una buena afeitada en tus piernas. Un jabón de barra o un jabón corporal junto con un poco de agua en la ducha o tina proveen suficiente espuma para que una afeitadora afilada se deslice sobre tus piernas. Afeitarte en la ducha te provee vapor y humedad para mantener tu piel flexible.

Enciende la ducha con la temperatura deseada. Entra a la ducha y deja que el agua y vapor suavicen y humedezcan tus piernas. Si prefieres tomar un baño, llena la tina con la temperatura y nivel deseado de agua. Siéntate en la tina y deja que el agua suavice e hidrate tus piernas por unos minutos antes de empezar a afeitarte.

Crea una espuma espesa con agua y jabón al colocar la barra de jabón entre tus manos y frotarlas juntas vigorosamente. Si prefieres un jabón líquido, vierte una cantidad parecida a un centavo sobre la palma de tu mano, agrega una pequeña cantidad de agua y frota tus manos juntas vigorosamente. Esparce esta espuma sobre tus piernas.

Jala la afeitadora lentamente sobre tu pierna empezando en tus tobillos y moviéndote en contra de la dirección del crecimiento de tu vello. Remueve el vello con pasadas cortas y suaves de 2 a 3 pulgadas en secciones pequeñas no más grandes de 6 a 8 pulgadas de longitud. Vuelve a aplicarte agua y jabón como sea necesario.

Lava el jabón de tus piernas completamente. Sal de la ducha o tina y seca tus piernas.