Cómo adelgazar con rapidez

Escrito por Beth Rifkin | Traducido por Sofia Elvira Rienti
Adhiérete a un programa, y los resultados comenzarán a notarse en unos 30 días.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Treinta días es un período de tiempo realista para realizar cambios serios en el estilo de vida, y apreciar los resultados positivos. Adelgazar durante ese período puede ser significativo si se siguen las técnicas adecuadas. Para contar con más probabilidades de éxito a largo plazo, cualquier pérdida de peso debería mantenerse en un rango de 1 a 2 libras por semana. Comprometerse en una rutina nueva de alimentación y ejercicios por 30 días puede ayudar, incluso, a convertir esas prácticas novedosas en hábitos regulares.

Reduce tu ingesta calórica.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Elimina 500 calorías diarias de tu dieta. Una libra de peso corporal es equivalente a 3.500 calorías. Reducir la ingesta calórica cotidiana en 500 calorías puede resultar en la pérdida de una libra por semana.

Incrementa la actividad física.
Aidon/Lifesize/Getty Images

Quema 500 calorías diarias mediante el entrenamiento, con el fin de perder una segunda libra semanal, o un total de 8 libras en un mes. Por ejemplo, nadar, hacer ciclismo de montaña y usar el entrenador elíptico durante 50 minutos puede consumir más de 500 calorías, según la edad, altura y peso.

Consume frutas y vegetales frescos.
Alexandra Grablewski/Lifesize/Getty Images

Come más alimentos que sean bajos en calorías para experimentar una saciedad mayor. Elige cereales integrales, proteínas magras, frutas y vegetales frescos en lugar de alimentos que contengan harinas blancas, azúcar agregado y grasas saturadas.

Planifica tu día cada mañana.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

Planifica tu día a primera hora de la mañana para contar con una idea general de cuándo y qué comerás. La planificación puede ayudar a espaciar las calorías de manera apropiada a lo largo del día.

Evita los bocadillos dulces.
Eising/Photodisc/Getty Images

Ingiere pequeñas cantidades de alimentos con frecuencia a lo largo del día, para permanecer saciado y satisfecho. De esta manera, los bocadillos dulces tales como las galletitas y el chocolate de la máquina expendedora no parecerán tan tentadores.

Ten a mano bocadillos saludables.
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Evita quedarte sin la cantidad de alimentos suficiente. Tener hambre cuando estás afuera, de un lado a otro cumpliendo tus tareas, o en una reunión tras otra, puede significar que comas cualquier cosa que tengas a mano. Ten a mano en todo momento bocadillos saludables, tales como granola, barras frutales o un paquete de galletas integrales.

Adhiérete al programa durante 30 días.
Visage/Stockbyte/Getty Images

Imprime una foto de la bikini que quieres usar durante las vacaciones, o de los vaqueros que deseas lucir al final de los 30 días. Coloca esa foto en el refrigerador y en el escritorio, como motivación para lograr tus objetivos.

Planifica tu recompensa.
Visage/Stockbyte/Getty Images

Planifica una recompensa para cuando alcances la meta de tu plan alimentario a fin de mes. Los premios no deben ser alimentos; en su lugar, serán buenas alternativas un par de zapatos, un concierto o un partido deportivo.